Bisoños líderes opositores destronan a la dinastía de los Salas en Carabobo

Una dirigencia política emergente conformada por bisoños activistas comunales carabobeños, algunos sin militancia partidista,  le propinaron una épica derrota a longevos líderes opositores, tras las elecciones primarias de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD),  y con ello marcan el ocaso de una maquinaria representada por el partido Proyecto Venezuela.

La valoración de los analistas locales indica que el escenario político opositor cambió radicalmente en la región. La noche del domingo 17 de mayo, después que el presidente de la Comisión Electoral de la MUD, José Luis Cartaya, anunciara los resultados, la suerte ya estaba echada. Carabobo fue el único estado donde hubo primarias en la totalidad de sus circunscripciones. Tal vez por ello algunos politólogos y columnistas alertaron acerca del riesgo de generarse profundas heridas, pero ignoraron la sacudida que estaba por materializarse.

La coalición denominada Renovación y Cambio encabezada por el exalcalde Enzo Scarano, e integrada por los partidos Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo, Primero Justicia, Cuentas Claras, Avanzada Progresista, Movimiento Ecológico, Causa R, Camina, Por un Mejor Vivir, e independientes, entre otros, se alzó con cuatro de los cinco circuitos electorales. Scarano, candidato por el Circuito Tres, resultó ganador con 32.438 votos; es decir, 67% de los sufragios.

El exgobernador y dirigente del partido Proyecto Venezuela, Henrique Fernando Salas Feo, candidato por el Circuito Cinco obtuvo el penúltimo lugar en las preferencias, tras obtener 13.424 sufragios, lo que representa el 12% de los votos. 

Auge y caída

 Detractores de Salas Feo durante la más reciente campaña de la MUD lanzaron críticas que pocos se atrevieron a efectuar durante el esplendor del hegemónico partido que fundara su padre Henrique Salas Römer. Sus contendores le pidieron  que se quedara en Venezuela, fuese cual fuese el resultado, pues reside en Estados Unidos y suele regresar cada vez que se aproximan algunas elecciones.

La dinastía de los Salas, como se les conoce en Carabobo, ha gobernado en la región durante 19 años. La supremacía comenzó en 1989, luego de ser electo como gobernador Henrique Salas Römer, quien ejerció la jefatura regional durante dos períodos consecutivos (1990-1992 y 1993-1995). Una amplia mayoría pro-salista en el Consejo legislativo de Carabobo refrendaba todos los proyectos.

 Luego llegó el turno de su hijo Henrique Fernando Salas Feo,  quien fue diputado del extinto Congreso Nacional. Como heredero le correspondió gobernar a los carabobeños durante tres períodos.  Salas Feo sustituyó a su padre desde 1996 hasta 1998, pero en año 2000 fue relegitimado durante las elecciones generales para comenzar su segundo mandato, el cual culminó en el año 2004. Luego volvió a lanzarse como candidato durante las elecciones regionales del año 2004, pero resultó derrotado por el general Luis Felipe Acosta Carlez.

 Salas Feo se marchó del país y retornó como candidato para los comicios del año 2008, cuando obtuvo el triunfo al  enfrentarse a Mario Silva, candidato del Psuv. Gobernó hasta el año 2012, cuando Francisco Ameliach resultó electo gobernador. Desde entonces se radicó en Estados Unidos y regresó a Valencia el pasado mes de marzo para postularse como candidato a la Asamblea Nacional. Le criticaban que solía irse del país sin despedirse e incluso sin hacer formal entrega de la gobernación. Esos trámites siempre los dejaba en manos de sus subalternos.

Rostros nuevos   

Los comicios regionales del año 2012 permitieron a Proyecto Venezuela ratificar su influjo dentro del electorado opositor al convertirse en el primer partido de Carabobo. El pasado domingo la fortuna no estuvo de su lado y ganó el excalde de San Diego.

Scarano comenzó a vincularse con el sector público mientras trabajaba con empresas constructoras que su padre regentaba. Como presidente del Centro Ítalo de Valencia empezó a conocer sobre las actividades políticas hasta que en el año 2004 decidió postularse como candidato independiente para ocupar el cargo de alcalde del referido municipio.  En esa ocasión obtuvo el triunfo con 33% de los votos y en 2008 fue reelecto con 72% de los sufragios, tras ser calificada su gestión como exitosa y convertir el municipio como el más seguro de la región.

El dirigente opositor funda además el partido regional denominado Cuentas Claras. En 2012 propone su nombre para ocupar el cargo de gobernador de Carabobo, pero declinó su candidatura a favor de la unidad. En febrero de 2013 acusó al Gobierno nacional por el uso excesivo de la fuerza pública contra manifestantes.

Además se desempeñó como coordinador regional de la MUD. En marzo de 2014 el Tribunal Supremo de Justicia lo destituye y ordena su reclusión por diez meses en el penal de Ramo Verde, acusado de negarse a eliminar las barricadas que mantuvieron paralizadas las calles del ayuntamiento.

Hoy la alianza encabezada por él reclama nuevos espacios de participación política y el voto popular lo respalda. Ganaron en todas las circunscripciones, excepto en el Circuito Cuatro (Los Guayos y Carlos Arvelo), donde los sufragios favorecieron a Isaac Perez Yunis, candidato de Voluntad Popular, partido que decidió establecer un singular maridaje con Proyecto Venezuela.

La MUD de Carabobo informó que en las 547 mesas que se establecieron en 258 centros de votación sufragaron  194 mil 289 personas, lo que se traduce en un 13% del padrón electoral.  Ello supera en 3% la participación reportada durante las primarias del año 2010.

 

(Visited 7 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply