Autoridades colombianas ofrecían recompensa por información sobre Julio Vélez

Por los asesinatos del diputado oficialista Robert Serra y de su asistente María Herrera, ocurridos el 1 de octubre de 2014, permanecen detenidas 11 personas, incluyendo a Leiver Padilla Mendoza, alias “el Colombia”, como autor material.

A la lista ahora se suma Julio Vélez, exconcejal de Cúcuta (Colombia), requerido por las autoridades colombianas, tras el anuncio hecho por el presidente Nicolás Maduro, quien lo señaló la noche del martes como autor intelectual y financista del crimen, en vinculación con el expresidente colombiano Álvaro Uribe Vélez.

No es la primera vez que Julio Vélez es señalado en un homicidio. Hasta su captura, ocurrida este miércoles 3 de junio en Caracas, el político estuvo prófugo de la justicia colombiana, que llegó a ofrecer 10 millones de pesos por información sobre su paradero, por ser el presunto responsable de la muerte de su esposa María Claudia Castaño Avendaño en 2010, cuando apenas tenían cuatro meses de casados. El hecho ocurrió el 16 de abril de 2010 a las 6:30 de la tarde, en el tercer piso del apartamento de Vélez, ubicado en la 11ae entre calles 4 y 5 de Cúcuta.

El también propietario de la cadena de casas de cambio Meka-Cambio, según Maduro, fue el único testigo de los hechos, reseña el diario colombiano El Tiempo. En su momento, aseguró que su esposa se había suicidado de un disparo en la cabeza, tras una discusión que tuvieron. La Fiscalía, basada en el dictamen de un perito privado contratado por la familia de la joven, manejó siempre la tesis de un asesinato.

Con una investigación abierta y con tal acusación, el caso no influyó en su vida política: en 2011, Vélez logró la Presidencia del Concejo de Cúcuta y además fue reelegido en su curul, abanderado por el Partido Social de la Unidad Nacional, el mismo que apoyó las candidaturas del expresidente Uribe.

Al año siguiente, suspendido de sus cargos públicos, este hombre sobre quien pesaba una alerta roja de Interpol porque no pudo ser hallado en ningún lugar luego de que un juez ratificara la medida de aseguramiento en su contra, se entregó ante la Policía Metropolitana de Cúcuta, reporta El Espectador. En junio de 2012 obtuvo una medida cautelar que le permitió quedar en libertad, y desde entonces, las autoridades no volvieron a saber de su paradero. Fue entonces cuando la Policía de Cúcuta decidió ofrecer la jugosa recompensa a quien aportara pistas sobre él, publicó el mismo diario colombiano.

Julio Vélez Trillos, padre del exconcejal colombiano, rechazó este miércoles las declaraciones del mandatario venezolano. En una entrevista para la cadena radial Caracol dijo que “es un hecho que no tiene ninguna proporción, porque él ha sido víctima de una persecución que ha llegado hasta un punto extremo”.

(Visited 4 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply