7º Festival de la Lectura Chacao, un oasis urbano entre libros, ciudadanía y conferencias

Ana Patricia González ha ido tres días al Séptimo  Festival de la Lectura en Chacao que comenzó el 30 de abril y finaliza este 10 de mayo de 2015. Esta vez sostiene en su mano izquierda el libro Hombres sin mujeres de Haruki Murakami -el segundo que compra en esta edición-, y en su mano  la derecha una botella de agua mineral.

“Este es mi espacio favorito. Cada año quedo más encantada”, dice sonriente. Pero, como si confesara un secreto, dice en voz baja: “lo único es que los libros están carísimos”.

Durante siete años consecutivos el Festival de la Lectura Chacao se ha realizado en la Plaza Francia de Altamira. En el año 2014 la programación y la fecha variaron por las protestas realizadas en abril, mes cuando  fue tomado el sitio por un grupo que se identificaba como opositor al gobierno de Nicolás Maduro.

Ese año hubo menos libros nuevos publicados, menos días de actividades, menos visitantes y el costo de las publicaciones también era mucho menor en comparación con esta edición que lleva el lema: Leer futuro.

“El tema presupuesto este año fue una de las cuesta arriba del evento. La alcaldía de Chacao nos dio una cifra importante que no estaba presupuestada para que pudiesen estar los stands -87 en total- con un alquiler menor y que los precios de los libros no fueran más costosos. El aporte fue alrededor de 1 millón 900 mil bolívares más lo que teníamos nosotros. Esas son dificultades que tenemos, pero la idea es hacer esto porque es muy grato para nosotros la respuesta del público”, contó el gerente de programación del festival, Xariell Sarabia.

Son 80 los libros nuevos de autores venezolanos publicados en esta edición, lo que según Sarabia demuestra que las editoriales luchan con la crisis de papel y tinta existente durante los últimos años. Sin embargo, la cantidad de libros para la disposición del público ha disminuido.

“Es evidente la crisis cuando vemos que en las últimas ferias se ha dicho que hay menos libros para la venta, sobre todo los de afuera, los libros de editoriales importantes no están llegando”, puntualizó.

No todo es malo

La cantidad de visitantes al festival se ha ido incrementando año tras año. De acuerdo al gerente de programación, diariamente acudieron 5 mil personas que quieren pasar un rato diferente entre libros, poesía y música al aire libre.

Nuevos autores y jóvenes lectores, gastronomía, la ciudad, la literatura digital, la narrativa venezolana y los medios de comunicación, fueron el tema central este año. Además se incorporó un programa llamado “Cuéntame un cuento Caracas” donde personalidades como Víctor Cuica, Vasco Szinetar, Sofía Ímber, Leonardo Padrón, Nelson Bocaranda y César Miguel Rondón relatan sus anécdotas sobre la ciudad.

Además se impulsó In Memoriam, un espacio para homenajear a escritores, fotógrafos, caricaturistas y personas resaltantes de la cultura que “ya no están físicamente pero dejaron un legado impresionante”, como lo describe Sarabia.

Los representantes de editoriales Libros Lugar Común y Libros del Fuego indicaron que les ha ido mejor que el año pasado pues han publicado cuatro y diez libros nuevos respectivamente.

Para ellos los más vendidos en esta edición son:

1-. A la brevedad posible / Luis Yslas.

2-. Santiago se va / José Urriola.

3-. En torno al oficio de escritor / Eduardo Liendo (el homenajeado de este año en el festival)

Mientras que para Grupo Planeta son:

1-. Un jardín al norte / Boris Izaguirre.

2-. La templanza / María Dueñas.

3-. Se busca un país / Leonardo Padrón.

“En el 2013 vendimos entre 1.800 y 2.000 libros. Aún no sabemos las cifras de este año, pero en el 2014 no fue tanto porque fueron menos días y no era la fecha del festival”, dijo el encargado del stand Grupo Planeta, Félix Rodríguez.

20150509_134225-1

Comercio para todos

Luis Valmont llegó a Venezuela hace 17 años desde Haití. Trabajó como heladero para una empresa privada y ahora es asociado con una compañía de “cepillados”. Aprovecha los días del festival para incrementar sus ventas, pero asegura: “yo soy más viejo que estos libros. Estoy aquí antes que ellos, desde el 2002”.

El gerente de programación, Xariell Sarabia, señaló que “una de las cosas que tenemos en contra es el sol tan intenso, el calor”, pero los que se atreven a ir en horas de la tarde, consiguen a vendedores como Luis que ofrecen helados desde Bs. 30 hasta Bs. 130. También hay bebidas refrescantes y un pequeño cafetín.

En el pasillo de la estación Altamira del Metro de Caracas, los orfebres y vendedores de cuero aprovechan la temporada para agruparse y exhibir mayor mercancía. “En esta zona se vende bien, pero por estos días viene más gente”, dijo uno de ellos, quien no quiso identificarse.

La música fue otro punto a resaltar. El Taller de Jazz Caracas, Rafa Pino y Edward Ramírez, Yolanda Da Costa y Selene Quiroba, Riu’s Blues, Retro 2.0, Williams Mora y Sarabanda, entre otros, fueron los encargados de amenizar las noches en la plaza que se extendieron con esfuerzo hasta las 9:00 de la noche por la inseguridad.

20150509_134940-1

Vanessa Arenas / @VanessaVenezia

Fotos: Vanessa Arenas

 

(Visited 5 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply