Un kilo de sardina cuesta hasta Bs. 100.000 y el de atún llega a Bs. 1.195.000 en mercados de Caracas

En cuatro meses, el precio de uno de los pescados considerados más baratos, como lo es la sardina, subió entre 650% y 733% en los mercados municipales de Caracas. En noviembre del año anterior, el kilo era vendido en Bs. 8.000; para este sábado 10 de marzo es ofrecido entre Bs. 60.000 y Bs. 100.000, luego de haber “desaparecido” de las neveras desde diciembre.

Otras variedades populares también tuvieron alzas superiores al 400% en el mismo periodo de tiempo. El jurel y la corvina pasaron de costar por kilo Bs. 57.000 y Bs. 64.000, respectivamente, a Bs. 398.000 y Bs. 340.000 y resulta que no son los pescados más caros actualmente, a pesar de sus elevados precios.

El róbalo entero tiene un precio de Bs. 899.000; el cazón, Bs. 590.000; el atún se ofrece hasta en 1.195.000 y el mero entero es vendido por kilo, donde se encuentre, en 1.290.000. No obstante, el atún y el mero fueron los que menos se dejaron ver en algún refrigerador de las pescaderías de la ciudad en este recorrido.

De los cuatro mercados visitados por Efecto Cocuyo, entre el este y oeste de la ciudad capital, solo en el mercado de Chacao se vendía mero, en el lugar es donde los precios son más altos. Para comprar un kilo, una persona que gane sueldo mínimo tendría que invertir sus ganancias de 98 días.

Las ganancias no le ganan a la inflación

Los comerciantes entrevistados -quienes no tenían mero– indicaron a pesar de ser producido en el país, para obtener ganancias que lo hagan rentable tendrían que ofrecerlo a precios que resultan casi impagables para sus clientes. “Nos dijeron que debíamos pagarlo a Bs. 1.500.000 (por kilo) para comprarlo al mayor”, informó un comerciante del mercado de Quinta Crespo, William Hernández. En ninguna de las pescaderías del lugar había variedad de pescado.

Gregorio Gil, encargado de otro expendio del ramo en el mismo mercado, dijo que para esta fecha solían apartar pescado para Semana Santa (asueto que comienza en una semana), pero con el alza progresiva de los precios, “ahorita no tenemos nada guardado. Preferimos comprar y vender de una vez, porque cuando volvamos a comprar el precio es mucho mayor y tenemos pérdidas”, explicó.

Quienes venden pescado salado esperan una deprimida Semana Mayor. La encargada de otro frigorífico ese mercado, quien prefirió resguardar su identidad, dijo que a pesar de que lo comercializan durante todo el año, las ventas han caído por los costos de preparación.

“Hasta la Semana Santa del año pasado, los proveedores vendieron el pescado ya salado; ahora tenemos que hacerlo nosotros”, indicó la entrevistada. El atún seco por kilo vale Bs. 920.000, el bagre dorado cuesta Bs. 748.800 y la curvina seca Bs. 790.000.

El sueldo no alcanza ni para un pescadito frito

Al igual que los comerciantes entrevistados en Quinta Crespo, los del mercado Guicaipuro y Coche señalaron que cada vez es más difícil vender los pescados, porque el poder de compra del venezolano es muy inferior a los precios de la proteína marina.

El incremento salarial registrado entre el penúltimo mes de 2017 y tercer mes de 2018 alcanzó 121%, un porcentaje muy por debajo de la variación de precios de los pescados. Mientras que en noviembre de 2017 el precio de la sardina representaba 4,5% del sueldo mínimo mensual -establecido para el momento en 177.507- para la fecha equivale al 25%, a pesar que el salario es Bs. 392.646 desde el 1 de marzo; es decir, media quincena.

“Yo llegaba a vender hasta 1.000 kilos de sardina en una semana, pero desde mediados del año pasado la gente dejo de comprar igual. Ahora que reapareció, compré 150 kilos y no los he terminado de vender, la gente no tiene dinero”, dijo Antonio Velázquez, un comerciante en el mercado mayorista de Coche en donde ese pescado se vende en Bs. 60.000 si el pago es por punto de venta y en Bs. 40.000 si es en efectivo, “pero es como que no lo vendiéramos a ese precio, la gente no tiene efectivo”.

José Claro, un consumidor en el mercado Guaicaipuro, indicó que desde agosto no compra pescado, porque lo que gana es insuficiente para comprarlo. “Prefiero llevar a la casa huevos, granos, pollo y a veces carne, que rinde más”.

Leer también: 

Hay que trabajar 45 días para comprar un kilo de queso duro #MercadoGuaicaipuro

(Visited 48 times, 1 visits today)

Comentarios

1 Comment

Leave a Reply

¡Suscríbete!