“Solo cubrimos cinco mesas al día de las 20 que tenemos”, dijo mesonero de restaurante de Caracas

La caída del poder adquisitivo de los venezolanos la sienten los restaurantes de Caracas, en los que gerentes y empleados señalan que la afluencia de comensales es mucho menor que a mediados de 2017, cuando ya de por sí las ventas venían en picada, debido a los precios de los platos que ofrecen.

“Desde mediados del año pasado cada vez vinieron menos personas. Actualmente llenamos de 5 a 6 mesas diarias, cuando antes llenábamos en un medio día las 16 mesas”, dijo Miguel Hernández, mesonero del restaurante El Fortín Alto en la avenida Solano (municipio Libertador).

El entrevistado señaló que hasta el año pasado eran cuatro mesoneros, “ahora, quedamos dos”, lamentó, y agregó que la propina que reciben de los comensales es mayor en cantidad, pero menos “rendidora”.

En la misma avenida un empleado del restaurante El Lagar dijo que solo cubren cinco mesas al día de las 20 que tienen allí. Indicó que si logran traer comensales a sus mesas es porque el menú ejecutivo en ese establecimiento, es mucho más barato que en otros sitios. “Hoy hay personas porque prácticamente estamos regalando la comida”. El precio del menú es Bs. 155.000.

El precio del menú “económico” en El Lagar es ínfimo en contraste con lo que vale un plato en los siete restaurantes visitados por Efecto Cocuyo este martes, 10 de abril, entre los municipios Libertador y Chacao, en los que consiguió platos de exquisiteces como pierna de cordero o tarta de atún que podían costar hasta Bs. 1.800.000.

El menú ejecutivo cada vez más lejos

En el restaurante del Hotel  New Jersey en la Candelaria (municipio Libertador), el 31 de octubre un menú ejecutivo (plato principal, sopa y jugo) costaba Bs. 24.500 y para la fecha  actual lo venden a Bs. 286.000, una diferencia de 1.067%.

“Los precios los subimos cada semana. Hasta cinco veces en un mes, porque los alimentos se incrementan a cada rato, eso sin contar la cerveza, que tenemos que venderla Bs. 110.000 y es barato en comparación con otros sitios”, declaró el gerente del establecimiento, José Da Silva.

En octubre del año pasado el menú ejecutivo en el restaurante del Hotel  New Jersey representaba el 17% del sueldo mínimo vigente entonces (Bs.136.544), mientras con sus precios este jueves, equivalen a 72% del salario actual (Bs. 392.646) y no es el menú más caro.

Leer También: Precios de las frutas aplastaron al salario mínimo en primer trimestre de 2018 #MercadoGuaicaipuro

Precios de alimentos afectan a los menús

A unas cuadras queda el restaurante El Rescan, en donde los platos “económicos”, cuestan Bs. 350.000. “Desde hace dos meses no ofrecemos menú ejecutivo como tal, solo plato principal. La bebida o la sopa son aparte”, explicó un mesonero.

Hacia el Este, en la avenida Francisco de Miranda, el restaurante Yantares (Chacao), aunque su clientela es de un poder adquisitivo superior al de los establecimientos en La Candelaria, han tenido que dejar de ofrecer algunos alimentos como el salmón.

“Para nosotros es diferente, porque servimos menús diferentes todos los días. Sin embargo, ya no vendemos algunas cosas debido a los precios tan elevados”, detalló Ivonne Rodríguez, gerente de operaciones de ese restaurante, en dónde la comida se vende por peso. Bs. 1.750.000 el kilo de proteína y 1.075.000 el de contorno.

Los precios de alimentos vienen en aumento durante todo el año. En el mercado Guaicaipuro, los precios de 30 alimentos registrados por Efecto Cocuyo desde 2015, subieron más de 100% durante los primeros tres meses de este año.

Leer También: Un salario mínimo se va en comprar solo medio kilo de carne molida Menos clientes y menos empleados

“En los medios días se formaban colas hasta las escaleras”, indicó Wendy Linares, empleada administrativa del restaurante Da Guido en la avenida Solano (Libertador).

La entrevistada, al igual que otros gerentes y empleados de otros restaurantes, dijo que para conseguir parte de los alimentos de los platos que ofrecen, tienen que comprarlos “bachaqueados”, en mercados a cielo abierto de la ciudad.

“Los proveedores habituales ya no nos ofrecen arroz, pasta o aceite”, detalló Linares, por lo que la administración del establecimiento debe comprarlos a precios que triplican los fijados por el Estado.

(Visited 69 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!