Sistema de racionamiento mantiene colas en cadenas privadas

racionamiento-escasez-compras-nerviosas-640x400

Tres meses han pasado desde que se comenzó a aplicar el mecanismo de venta racionada en los establecimientos privados de Farmatodo, Locatel, Central Madeirense y Automercados Plaza’s, por sugerencia de la Superintendencia de Precios Justos. Luego de visitar varios de estos locales , se pudo observar que aún persisten las colas para la compra no solo de productos de primera necesidad, sino también de medicinas.

Se constató la presencia de cola dentro y fuera de varias sucursales de estos locales comerciales, ubicados en el Distrito Capital. En el Farmatodo ubicado en Catia, había personas esperando en la acera del establecimiento para comprar, entre otros productos, pañales Pampers (3 por persona) con precio regulado. Muy distinto estuvo el panorama en el Farmatodo de Sábana Grande, donde la ausencia de clientes se debía a la falta de productos con precios regulados: “no hay nada con precio regulado ahorita”, dijo el vigilante, mientras un hombre se regresaba luego de fijarse que no había producto regulados en los anaqueles. Le tocaba comprar hoy según su número de cédula.

Zona 3

“Hasta que no tenga ningún comunicado oficial, no podemos dar ningún tipo de información”, señaló la gerente encargada de la cadena comercializadora de medicamentos, productos de cuidado personal, belleza, para el hogar y comestible, Farmatodo, ubicado en la avenida Francisco de Miranda, en Chacao.

Locatel nunca ha vendido productos por el terminal de la cédula, sin embargo se pide la identificación laminada a la clientela “para evitar que se lleven más de lo necesario”, dijo una cajera de la red de farmacias, ubicado en Bellas Artes, aunque la misma finalizó diciendo que “ya eso se está acabando”.

Locatel

En los supermercados privados también se observó el mismo paisaje. La cadena de alimentos  Central Madeirense permanece con el método de venta de productos según el terminal de cédula “hasta que las autoridades digan lo contrario o se normalice el abastecimiento de productos”, según el encargado del establecimiento, ubicado en Catia, donde las personas, en su mayoría mujeres, esperaban desde afuera su turno para comprar harina pan (4 por persona) y azúcar (3 por persona). Le tocaba solo a quienes tuvieran el número terminal de cédula en 6 y 7.

Automercados Plazas1

No había cola en el Automercados Plaza’s, ubicado en Los Palos Grandes. “No te podemos decir nada sobre cuándo va a finalizar este procedimiento porque aquí se sigue aplicando el mismo método desde hace aproximadamente dos meses”, explicó la recepcionista del supermercado. “Cuando tengamos información oficial de algún cambio en la venta de los productos regulados, se les dirá  sin ningún problema”, finalizó.

Una cajera del mismo establecimiento explicó que “ahorita no hay productos con precio regulado. Ven mañana, aunque no sabemos si llegará mercancía. Eso es relativo”.

A pesar del tiempo que ha transcurrido desde el inicio de este procedimiento de venta, tres meses aproximadamente, aún hay personas desinformadas o con dudas sobre la eliminación de este proceso. Juana Contreras, cliente del Farmatodo, ubicado en Sábana Grande, entró en vano al mencionado local comercial para comprar crema dental Colgate. El cajero le dijo “señora, eso es por número de cédula, hoy toca 6 y 7”. Esta se molestó, mencionó un par de groserías y salió del lugar: “Yo creí que esto se había acabado. Ahora uno tiene que andar por la calle sin cepillarse hasta que nos toque el número de cédula”.

En comparación con la zozobra y la intranquilidad vivida en el principio de la aplicación de este sistema, las personas observadas durante el recorrido parecen estar acostumbradas y resignadas a obtener cualquier producto necesario teniendo que esperar en la cola o el día que le corresponda según su cèdula.

Desde el pasado 6 de abril, los establecimientos de Automercados Plaza’s se sumaron al sistema de ventas por terminal de cédula, al igual que días después, el 26 de abril, lo hizo la cadena Farmatodo con una lista de más de 35 productos regulados. El 23 de marzo, Central Madeirense comenzó a aplicar la misma medida “con el objetivo de garantizar el acceso a un mayor número de personas de los productos regulados”, según comunicado enviado por esta empresa.

A diferencia de las cadenas arriba mencionadas, la red de farmacias Locatel se unió a la venta racionada de productos de acuerdo a la cantidad disponible y no por terminal de cédula, mecanismo que sigue utilizando.

Artículos relacionados