Riesgos operacionales con las sanciones limitarán a empresas, afirman economistas

Riesgos operacionales con las sanciones limitarán a empresas, advierten economistas

Una economía en depresión, bajo sanciones internacionales y sin acceso a los mercados financieros. La nueva Orden Ejecutiva, con fecha del 5 de agosto, firmada por el presidente estadounidense Donald Trump incluye un elemento adicional que la diferencia de las demás sanciones: amenazas frontales contra cualquier entidad, Gobierno o empresa, que facilite la permanencia de Nicolás Maduro en el poder.

Sin embargo, el decreto contiene algunas ambigüedades que, a juicio de expertos consultados por Efecto Cocuyo, crea incertidumbre sobre los alcances de las restricciones del Gobierno estadounidense sobre Venezuela.

Guillermo Arcay, economista de la consultora Ecoanalítica, precisa que el decreto firmado por Trump el pasado 5 de agosto “se parece bastante” al implementado en enero de este año.

En ese momento, EEUU prohibió a sus nacionales participar en la compra o venta de petróleo y sus productos derivados con Venezuela, lo cual afectó las actividades de la estatal Pdvsa, que tuvo que reorientar sus cargamentos de crudo hacia Asia, especialmente a China e India.

“Ya allí se contemplaba que un individuo o entidad sancionado no podía estar en contacto con nadie”, explicó el economista. No obstante, precisa que más allá de las sanciones impuestas contra tanqueros o compañías por contribuir con el envío de petróleo venezolano a Cuba, “no sancionaron a todos los que debieron”.

Ello con relación a las prohibiciones anteriormente impuestas por las autoridades estadounidenses, como las relacionadas con las actividades mineras y financieras.

No obstante, ahora el Gobierno de EEUU parece ser más frontal. “Se hace explícito que irán tras las personas que ayuden al Gobierno (de Maduro)”, dijo Arcay. Entre ellos destacan proveedores de servicios técnicos, compradores de Pdvsa y refinadores internacionales de oro, especialmente en Emiratos Árabes Unidos y Turquía.

Este nuevo fenómeno, que incluye amenazas contra compañías y Gobiernos extranjeros, forma parte de las “sanciones secundarias” que impone la Administración de Trump. Pero, asegura Arcay, el verdadero efecto de la Orden Ejecutiva dependerá de su capacidad para coaccionar a los socios del Gobierno de Maduro.

“Al final si ninguna de las empresas o Gobiernos que hace negocios con el chavismo deja de tener relaciones con ellos, los impactos serán limitados”, afirmó.

Francisco Rodríguez estima que habrá menos dinero para pagar alimentos y medicinas #sanciones

¿Solo se limita a las relaciones con el Gobierno de Maduro?

Si bien la Orden Ejecutiva establece que solo se prohíben las relaciones que, a juicio de EEUU, contribuyan a mantener a Maduro en el Gobierno, también genera un fenómeno de “sobrecumplimiento” en el que numerosas empresas se podrían ver afectadas con sus socios comerciales debido a los riesgos de operar en Venezuela.

El economista Ronald Balza, decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab), explicó que desde ahora en adelante aumentarán los niveles de precaución sobre cualquier transacción dentro y fuera del país, para garantizar que no existan vínculos con el Gobierno chavista. Y eso es un proceso costoso.

“En primer lugar habría que dejar muy en claro que la empresa con la que se opera no tenga vínculos directos con el Gobierno para así evitar una sanción posterior”, dijo el profesor Balza. No obstante, a ello se suma el “efecto contagio” sobre el resto de los organismos.

Pero existe otro peligro que puede afectar las actividades del sector privado en el país. De acuerdo con el economista, se trata de la duración que tengan las sanciones. “Considerando que Venezuela es un país que está políticamente aislado, esto puede hacernos (al país) más riesgosos para tener actividades comerciales”, señaló.

De mantenerse las sanciones a largo plazo, la ya mermada disponibilidad de divisas pudiera agravarse todavía más. Y, sin financiamiento suficiente, Balza advierte que el Ejecutivo nacional podría recurrir al Banco Central de Venezuela (BCV) para obtener bolívares que les permita mantener o aumentar el gasto público, generando un nuevo impacto en la hiperinflación.

“Eso fue exactamente lo que nos ocurrió antes del paro petrolero donde, luego de no ahorrar tras el período de los altos precios del crudo, tuvo que financiarse con dinero del BCV que incentivó la hiperinflación”, expresó.

Nueva sanción prohíbe a empresas o gobiernos brindar asistencia financiera a Maduro, afirma De Alba

Afectaciones sobre el sector privado

Las principales consecuencias recaerán sobre cualquier empresa “si sus dueños tienen vinculación con el Gobierno“, alegó Arcay.

Pero los costos de procesos de averiguaciones necesarios para confirmar que no exista ningún tipo de vinculación puede llevar a que se suspendan todas las transacciones por parte de los entes internacionales.

Si bien las compañías de los principales socios comerciales del chavismo, como Rusia y China, mantienen operaciones con el Gobierno y la estatal Pdvsa, aún queda la duda de hasta dónde llegará la Administración de Donald Trump para evitarlo.

Es por ello que Balza agrega que las sanciones contra Venezuela pudiera ser un nuevo episodio en la lucha comercial que sostienen los Estados Unidos y China.

TSJ advierte que castigará con “severidad” a quienes apoyen el bloqueo de EEUU a Maduro

Foto principal: CNN

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!