Productores de Humocaro Alto denuncian que Agropatria les vende semillas de papa dañadas

De 25 sacos de semilla de papa –cada uno con 50 kilos- que le vendió Agropatria a Carlos Antonio Rodríguez, diez le llegaron podridos. El productor del pueblo Humocaro Alto, estado Lara, tenía 15 hectáreas de tierra preparada para sembrar papa, pero no consiguió los 250 sacos que necesitaba y solo alcanzó a sembrar una. “Mire, de lo poco que nos dan, ahora eso viene podrido”, dice mientras calienta el motor de su tractor.

“Cuando nos traían la semilla las asociaciones de Fedeagro, estos mismas personas iban y revisaban en Canadá los lotes de siembra y allí escogían cuáles comprarían para traerlas. Ahorita como que las traen –las negocian- por teléfono. Llegan dañadas. En la cuarta república –se ríe- semilla que salía mala nos la reconocían, nos daban más. Ahora el que se embromó, se embromó”, detalló el agricultor.

Rodríguez tiene 34 años trabajando la tierra y cuenta que desde hace cinco años la situación ha empeorado. “Antes se podía sembrar la cantidad que uno quisiera, lo que uno pudiera pagar. Ahora no. El Gobierno te dice cuánto y cómo”. Hace un lustro fue expropiada Agroisleña por el entonces presidente Hugo Chávez y, desde entonces, pasó a ser Agropatria, o “Agronada”, como prefieren llamarla los agricultores del lugar.

“Ya este año, lo que llaman la temporada de invierno no se pudo sembrar. Por eso los precios tan altos de la papa, porque no hay semilla”, explica Rodríguez.

Pero es en Agropatria donde no se consigue, porque si el productor opta por el mercado negro, el saco de 50 kilos que tiene un precio regulado de Bs. 580,  los revendedores ofrecen hasta en Bs. 2.000. “¿De dónde sale esa gente?, ¿quiénes son? Son unos enroscados que pagan comisiones en Agropatria y hasta los mismos capitalistas que dicen que van a sembrar y es mentira. No siembran, revenden”,  se pregunta y él mismo se responde.

Humocaro Bajo y Humocaro Alto es una de las zonas de mayor producción de papa blanca –la más cara- a escala nacional. Guarico y Anzoátegui, en el estado Lara, también son zonas de siembra de este rubro. Sin embargo, agricultores señalan que la localidad está olvidada por los representantes del Gobierno que se encargan del área agrícola.

Amilcar Rodríguez es pariente de Carlos Antonio. También siembra papa y hace un año que no consigue semilla. Utiliza la misma pasilla de la papa para “sembrar a la buena de Dios”. “La última vez que conseguí, y pude comprar 50 sacos, vinieron podridos 20. Los traen infectados y uno los saca de los enfriadores para limpiarlos y no se da cuenta. Al día siguiente es que uno se da cuenta que está malo, que no sirve”.

También denuncia que los encargados de importar la semilla “están es por la plata. Van los ingenieros y ven un lote de papa y se la traen, esté mala o esté buena, y el perjudicado es uno”.

“Mire, yo he visto que pagan el frigorífico en Quíbor para guardar las semillas en enfriadores y cavas grandes, eso es para que suba la papa y así sembrarla en otro tiempo, cuando ellos quieran”, asegura Amilcar.

Los productores también denuncian que hay agricultores “hacendados, de esos que tienen real” a los que les venden sin ponerles “peros” porque compran en grandes cantidades. “Uno va y dice que tiene 3 hectáreas para sembrar, que son 75 sacos, y lo más que te dan son 20. Entonces llega un rico ahí y le venden hasta mil sacos, 500 sacos, porque ellos les dan comisiones. Son hacendados que tienen mucha plata, pero uno también produce y lo de uno, a veces es lo que salva”, dice el trabajador de la tierra.

Humocarlo Alto tiene 6.844 habitantes, de acuerdo con la Alcaldía del municipio Morán. De esta cifra, la mayoría se dedica a la producción de alimentos a través de la siembra. Allí se producen 14.507.337 kilos de papa blanca en 250 hectáreas. La directora del Instituto Municipal de Desarrollo, Carmen Torrealba, reconoció que las semillas de papa han llegado dañadas.

“Las semillas de papa se traen de Chile y Canadá y Agropatria informó que se dañaron unas, porque tardaron en el proceso de administración pública para sacar los permisos y poderlas distribuir. Se tardan en los puertos. Allí se dañan”, explicó Torrealba.

Añadió que Agropatria “sí está bajando –dando- semillas, pero los productores deben organizarse a través de los consejos comunales”, sin embargo, Amilcar y Carlos Antonio Rodríguez asisten a las reuniones del consejo comunal de La Meseta y no les dan solución. “Bueno, reconozco que hay problemas de parte y parte”, confiesa Torrealba.

El precio del kilo de la papa está en Bs. 229. De acuerdo con el diario El Carabobeño, en menos de nueve días este valor se incrementó en 27,78% durante el mes de mayo.

Efecto Cocuyo intentó comunicarse en más de diez oportunidades con el presidente de Fedeagro, Antonio Pestana, pero desvió las llamadas y no respondió los mensajes.

Vanessa Arenas / @VanessaVenezia

(Visited 17 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply