Para los empresarios en Venezuela, la lucha en 2017 es contra la migración

whatsapp-image-2017-02-23-at-2-33-09-pm-1

Ni materia prima ni capital humano. Ante la asfixiante situación actual, el empresariado debe enfrentarse a dos problemas: la inflación y la migración de personal capacitado. El reto de 2017 es hacer que los venezolanos se queden en su tierra, aseguraron especialistas en el foro Perspectivas Económicas 2017 de la Cámara Venezolano-Americana de Comercio e Industria (Venamcham).

“En 2017, el problema no va a ser falta de materia prima. Es que no vamos a tener gente para producir”, alertó Luis Maturén, gerente general de la encuestadora Datos, en el evento realizado por Venamcham este jueves, 23 de febrero. En un sondeo hecho por la encuestadora, se determinó que el mayor porcentaje de personas que tienen pensado emigrar son jóvenes entre los 18 y los 21 años y adultos entre los 22 y los 35 años. A su vez, especificó que se trata de profesionales que trabajan en su mayoría en empresas privadas.

Indicó que estos venezolanos tienen familiares y amigos en el exterior que hacen que emigrar se vea más atractivo. “Esto atrae a más personas. Les cuentan lo bien que les va afuera”, apuntó.

El economista y presidente de Datanálisis, Luis Vicente León,  también se refirió a este problema que afrontan las empresas. “Nueve de cada 10 venezolanos prefiere irse del país”, dijo. Es por ello que el empresariado venezolano no ha tenido otra opción que flexibilizarse y ofrecer alternativas innovadoras para sortear la crisis.

Para el director general de PGA Group, Iván Acosta, según los aumentos que ha venido haciendo el Gobierno en los últimos meses, es posible que el bono de alimentación llegue a los 665 mil bolívares para finales de 2017. La consultora estima que desde ahora hasta diciembre el salario aumente en 288% y que el Gobierno haga, como mínimo, cuatro aumentos al año.

“El tema del año es cómo retener al personal“, aseguró el consultor de capital humano. “Las organizaciones entienden este problema (la inflación) y plantean nuevos esquemas de trabajo con el fin de apoyar a la gente”. Entre algunas soluciones que han adoptado las compañías mencionó la asignación de créditos y el uso de incentivos.

Un escenario más incierto

En una consulta hecha por Datos en enero de 2017, 77% de 2 mil 100 encuestados dijeron creer que la situación del país va a empeorar. Otro 95% aseguró que lo que se vive hoy día es peor que hace un año. Maturén señaló que el alto costo de la vida y el desabastecimiento se volvieron los principales problemas del venezolano. Así se ve reflejado en los números de la encuestadora: 95% aseguró que lo que gana no le alcanza ni para comprar la mitad de las cosas que necesita.

“91% de la población menciona los alimentos como su prioridad”, indicó el consultor. Añadió que anteriormente la principal preocupación del venezolano eran la salud, la educación o el cuidado personal. Sin embargo, el desabastecimiento desplazó estas otras opciones. “Toda Venezuela está preocupada por conseguir comida“, dijo.

León advirtió que para las empresas ya dejó de ser un problema tener productos. “Ahora lo difícil es venderlos”, dijo. Detalló que calcular la tasa de inflación se ha vuelto cada vez más difícil, pero que las estimaciones para este año se aproximan a cifras tan altas como 600% y 800%.