Mesoneros y parqueros sin propinas por escasez de efectivo

Para un mesonero o un parquero, la propina es importante porque complementa sus bajos sueldos. Hoy, cuando en el país existe un déficit de 2.750 millones de billetes, según el economista José Guerra, la merma les dificulta cubrir sus gastos familiares, desde adquirir alimentos, pagar pasajes, saldo para el celular o, sencillamente, disponer de dinero en casos de emergencia.

Este miércoles, 6 de septiembre, Efecto Cocuyo conversó con varios de estos trabajadores, quienes lamentan la disminución de las propinas. Consideran que la baja, aunque depende de varios factores, se ha visto agravada por la escasez de dinero en efectivo.

“Hay personas que solo nos dan 30 bolívares”

Zeus Figuera es parquero en un local de comida en Los Palos Grandes. Desde hace un año vive de este oficio. Considera que “a raíz del cambio del billete de 100, la propina ha bajado. De hace tres meses para acá la gente dice que no hay casi efectivo. Se van apenados sin dejarnos propina”.

Figuera explica que en las pocas propinas que recibe siguen habiendo billetes de 100 o de 50. “Un día bueno, que ya son muy pocos, puedo sacar 22 mil bolívares. Pero eso ocurre un solo día a la semana”. Dice que hay días en los que puedes recibir apenas 4 mil bolívares. “Hay personas que solo nos dan 30 bolívares, y en billetes de 5, que es el otro colmo”.

Cuando comenzó su trabajo como parquero, la propina le servía para comprar comida. “Hoy en día no es lo mismo; yo vivo bastante lejos, y hay piratas de autobuses que cobran 500 o 700 bolos para llegar a mi casa, entonces estoy resolviendo más para pasajes que para comida”.

“El mesonero vivía de las propinas”

Diuneski Conquista tiene cinco años trabajando como mesonera en distintos restaurantes. Actualmente labora en uno ubicado en las inmediaciones de la Plaza Brion de Chacaíto. “Antes, la propina era muy buena; no necesitábamos de un sueldo para vivir porque vivíamos de ella”, comenta.

En cambio ahora, “la plata no es nada, las propinas han bajado de tal manera que ahora sí vivimos del sueldo y de las propinas. Ponte tú que hoy te lleves 15 mil bolívares, eso en realidad no es nada; anteriormente te llevabas 15 mil bolívares y te sentías con plata”.

“Cuando el día es bueno, puedo llevarme 10 mil bolívares”

Eduardo González trabaja como mesonero en un restaurante en la avenida Solano, municipio Libertador. Al igual que Conquista, tiene poco tiempo en el lugar, sin embargo, ejerce este oficio desde 2014.

González cuando comenzó a trabajar como mesonero “podía ganar 3 mil bolívares semanales en propinas, y eso era plata. Uno se podía comprar algo. Ahorita 3 mil bolos es nada. Eso te lo deja una mesa y no es nada”.

Trabaja de 10:00 de la mañana a 5:00 de la tarde y, por ejemplo, el pasado martes 5 de septiembre se llevó a casa solo 4 mil bolívares en el bolsillo. Pero ese martes no fue su peor día: hubo una jornada en la que solo obtuvo 1.500. “A veces, cuando es bueno el día, puedo llevarme 10 mil bolívares”.

“Las propinas han bajado en 70%”

Juan Carlos Palacios trabaja, desde hace cuatro años, en un pollera en Los Palos Grandes, municipio Chacao. “Desde que comenzó a desaparecer el efectivo ya no recibimos casi efectivo, de hecho los clientes no dan propinas porque no tienen el efectivo. A veces nos dejan algo de propina a través de las tarjetas de crédito, pero cuando no hay efectivo, no hay movimiento”.

Palacios explica que “las propinas han bajado prácticamente  70 %. De llevarnos 10 mil o 20 mil bolívares diarios, ahora logramos que si 6 mil o 3 mil. Con mucha suerte reunimos 10 mil bolos. Yo me he ido de aquí con 2.500 bolívares trabajando todo el día”.

“Nos ha tocado difícil porque los clientes no tienen efectivo”

Jonaiker Bustamante, al igual que Figuera, es parquero. Aunque tiene solo seis meses con el trabajo en un centro comercial de Chacao, percibe que los ingresos por conceptos de propinas han disminuido.

A juicio de Bustamante, los parqueros están viviendo un problema, dado que “las personas no tienen efectivo”. Esta situación ha sido difícil para él y sus compañeros de trabajo. “Los días malos de propina sacamos 7 mil bolívares, y en un día bueno sacamos 25 mil bolívares. La propina para un parquero es importante porque es un beneficio más, es como un adicional, como una ayuda diaria, porque hay mucha gente que trabaja y tiene que esperar un quince o un último para solucionar gastos y cosas pendientes”.