Ni la “ocupación” ni las “captahuellas” han librado a los Día Día de las colotas

Vanessa Arenas / @VanessaVenezia

La cola en el Día  Día situado en la avenida Baralt, al centro de Caracas, daba la vuelta hasta la avenida Universidad este miércoles 4 de marzo. A las 7:00 de la mañana abrió el local, pero las personas que llegaron una hora antes pudieron entrar desde las 9:00 am. En las tiendas de la cadena de supermercados ubicadas en Unicentro El Marqués y, la principal, en la avenida Andrés Bello, se repetía la escena. Las colas han aumentado desde que el gobierno ordenara la “ocupación temporal” hace un mes.

La noche del pasado 2 de febrero, el presidente Nicolás Maduro ordenó la medida, tras alegar que en el almacén principal de la cadena, en La Yaguara, encontraron guías de distribución de agosto del año 2014 y que esa “mercancía acaparada” era lo que causaba largas colas. Un directivo y el abogado asesor de la empresa, Manuel Morales y Tadeo Arriechi, aún permanecen detenidos.

-“¿Tú quieres saber qué ha cambiado después de la ocupación del gobierno? Absolutamente nada. Las colas están igualitas y hasta peor. Es más, yo creo que sí ha cambiado, pero para peor”, dijo Carmen González mientras esperaba en la fila para entrar al establecimiento de la avenida Baralt, donde había azúcar, café, harina de maíz y mantequilla.

González necesitaba pañales para su nieto, pero ese producto estuvo a la venta  un día antes al que le corresponde comprar según el terminal de su cédula de identidad.  Esta caraqueña puede hacer su mercado los días miércoles. “¿Esto es lo que el gobierno llama justicia para los pobres, que el pueblo se quede sin lo que necesite? Estamos peor que Cuba”, aseguró Carmen, quien agregó que no era una  “señora encopetada y pelucona”, sino una “mujer de barrio”.

“Necesitamos que esto se acabe. ¿Hasta cuándo uno haciendo cola para poder comer lo que se consiga?”, dijo César Augusto Malpica en la cola del Día Día del Centro Comercial Unicentro El Marqués. En este local sólo se ofertaba harina de maíz de los productos regulados.

Detrás de Malpica estaba Mairubi Mendoza, quien rápido intervino y aseguró que “todo se consigue.  No estés hablando. Lo que pasa es que ahora tenemos que hacer cola”. “¿Y a ti te parece justo que tengamos que hacer cola?”, le preguntó César a Mairubi. La joven, con una leve sonrisa, respondió: “Bueno, no”.

En la tienda principal de Caracas un niño de 13 años cuidaba el puesto de su mamá en la cola que le daba la vuelta al estacionamiento. “Hay café, azúcar, papel, mantequilla y pasta”, le repetía a todo el que llegaba preguntando: ¿Qué hay aquí?.

Emilia Acosta esperaba sentada en una silla. “Estoy recuperándome de una operación en la espalda y no me quieren dejar pasar. Dicen que tengo que traer un papel que diga que estoy inhabilitada”, dijo mientras se levantaba la camisa para enseñar la faja. Le suplicaba al vigilante del local que la dejara entrar, pero este la ignoraba.  

Miriam Daboin y Zulay Orasma, dos consumidoras que esperaban en fila, coincidieron en que se ha controlado “un poco” a los bachaqueros que compraban diariamente, pero expresaron que esta medida del gobierno no ha solucionado el problema principal: la escasez. En los tres locales dejaban entrar de 20 en 20.

[media-credit id=6 align=”alignnone” width=”300″]20150304_112851[/media-credit]

Captahuellas y más funcionarios de seguridad

Hace 15 días los locales de la cadena de supermercado que operan en siete estados del país comenzaron a implementar el sistema de captahuellas,  a través del cual se controla la compra. El usuario solo puede hacer mercado una vez por semana en la tienda.

“Esta es una de las cosas nuevas que se han empleado desde que el gobierno realizó tomó la cadena, pero es ineficiente, porque los sábados y domingos se repiten las terminaciones de número de cédula y resulta que con el captahuellas le bloquea la compra a alguien que haya venido entre semana y que tenga su turno nuevamente”, indicó una fuente interna de la empresa.

En el último mes aumentó el número de funcionarios de seguridad en los Día Día. El pasado 4 de febrero se realizó un recorrido por los mismos locales y se observó la presencia de entre 5 y 6 efectivos de la Guardia Nacional (GN) que estaban dentro y fuera de las tiendas. Este miércoles se encontraban al menos dos GN, acompañados de funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

Se mantiene el número de empleados en los tres Día Día visitados. Las cuatro cajas dispuestas en los supermercados están en funcionamiento y el total de los trabajadores es supervisado por funcionarios del Ministerio para la Alimentación, fiscales de la Superintendencia de Precios Justos (Sundde) y personal de Pdval, que es el organismo encargado ahora de la administración y metodología de los Día Día.

Al menos una vez a la semana llega el camión de distribución con productos regulados a las tiendas situadas en Caracas. “Aún se mantiene el mismo surtido que se hacía antes de la medida del gobierno. No entendemos cómo es que dicen que hay mercancía acaparada y se da la misma distribución que meses anteriores”, señaló una fuente interna.

En las afueras de los locales de la avenida Baralt y la Andrés Bello se vendían bolsas plásticas a 10 bolívares. Las personas compraban hasta dos, pues no suministraban bolsas para llevar los productos.

(Visited 16 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply

¡Suscríbete!