La escasez no toma vacaciones e infla los precios de posadas y hoteles en Vargas

View Gallery
6 Photos
La escasez no toma vacaciones e infla los precios de posadas y hoteles en Vargas
Posada Il Prezzano

Source:
La escasez no toma vacaciones e infla los precios de posadas y hoteles en Vargas
posada Il Prezzano desde afuera

Source:
La escasez no toma vacaciones e infla los precios de posadas y hoteles en Vargas
Café del Mar

Source:
La escasez no toma vacaciones e infla los precios de posadas y hoteles en Vargas
Chipis beach

Source:
La escasez no toma vacaciones e infla los precios de posadas y hoteles en Vargas
Empleados de Chipis Beachs conversan

Source:
La escasez no toma vacaciones e infla los precios de posadas y hoteles en Vargas
Chipis beach recepción

Source:

Las vacaciones escolares están por comenzar y hospedarse para disfrutar de un fin de semana playero en un hotel o posada al oeste del estado Vargas puede costar desde Bs. 13.600 hasta Bs. 40.000. Si el temporadista escoge como destino Caraballeda o el Caribe –parroquias al este de la entidad- los costos se elevan a Bs. 60.000, lo que implica gastar cuatro salarios mínimos para cubrir sólo dos días de estadía.

La escasez de alimentos y de servicios ha obligado a los posaderos y dueños de hoteles a incrementar los precios o revaluar sus costos.

En Chipi’s Beachs, un acomodado hotel de Playa Grande (parroquia Catia la Mar), dejaron de ofrecer desayuno hace tres meses. Su dueño, José Gregorio Echenique, explica que también tuvieron que sacar de la oferta el transporte privado hasta el aeropuerto de Maiquetía por la merma de la clientela. Actualmente, los fines de semana y días feriados ocupa 60% de la capacidad del hotel; es decir, 25 de las 41 habitaciones de las que dispone.

Echenique calcula que semanalmente invierte Bs. 60.000 en la compra de cisternas de agua, un gasto que se suma al precio de los alimentos en el mercado informal, al que a veces se ve obligado a recurrir para mantener la oferta gastronómica. Quedarse un día en este hotel cuesta de Bs. 15.000 a Bs. 20.000.

El hotel turístico “La Parada” está ubicado en una zona más “popular” de Catia la Mar. Pero los precios van de Bs. 10.000 a Bs 25.000. De las 49 habitaciones, ahora se reservan 47 en temporada alta. Hace dos años tenían que pedir apoyo a otras posadas porque no se daban abasto, según Iván Bastardo, quien tiene más de 10 años trabajando en el lugar.

Los platos más solicitados, como el churrasco, han sido reemplazados por pescado porque “es lo que más se consigue” y la visita de turistas internacionales se ha reducido más de un 90%. “Antes venían gringos y hasta chinos, pero ahora son del interior del país”, comenta.

Otros incluso, aseguran no estar preparados para recibir la temporada vacacional.

Orlando Barros no ha podido terminar el segundo piso de su posada Café del Mar, en Playa Grande, porque los costos están muy elevados y los bancos no quieren prestar dinero”, dice. El arquitecto apenas sostiene los gastos –según relata- con el ingreso que recibe de sus honorarios profesionales.

La pared sin frisar de la parte alta de la posada delata que la construcción no está acabada. De la superficie destacan las dos amplias ventanas, todo a medio terminar. Dos de las 15 habitaciones que forman parte del lugar, no tienen aire acondicionado porque el equipo se dañó y el técnico no consigue los repuestos desde hace un mes.

“Estoy pensando establecer precios mensuales y alojar clientes por más tiempo a ver si así me resulta mejor, porque leí en el periódico que están construyendo plantas desalinizadoras cerca y tal vez algunos de los trabajadores tengan que quedarse temporalmente. Ya no sé qué hacer”, se lamenta.

El mes de mayo y lo que va de julio, Barros calcula que tuvo una disminución de clientes del 70%.

En Il Prezzano, ubicado a tres cuadras, también cayó el ingreso. De 48 habitaciones lograr alquilar 40. “Nosotros trabajábamos mucho con gente de afuera, con alemanes, chinos y gringos, pero eso cambio hace más de dos años, desde que comenzaron a verse noticias malas del país afuera”, refiere Jean Carlos Suárez encargado de la posada desde hace 17 años.

El desayuno tampoco está incluido, lo único que ofrecen es una taza de café en las mañanas… cuando consiguen.

Los más caros

Al otro lado del Litoral (hacia el este), en la parroquia Caraballeda, los precios de una habitación para dos personas cuesta entre Bs. 18.200 y Bs. 19.600 en Costa Real Suites. El precio es más elevado porque incluye desayuno y un área con piscina.

Los hoteles de lujo alcanzan montos  bastante más altos; por ejemplo, cobran Bs. 52.150 por noche en el Olé Caribe (Macuto) y Bs. 53.740 en el Eurobuilding (Maiquetía).

(Visited 11 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply