La apuesta de Wall Street en Venezuela está en manos de siete personas

La reciente afirmación del presidente Maduro en el sentido de que había cancelado 74 mil millones de dólares en servicio de deuda externa, normalmente habría sido considerada una buena noticia. Sin embargo en este caso lleva a hacerse una multitud de preguntas.

¿Continuará la nación eventualmente pagando a los inversionistas aunque no cumplan con las fechas de vencimiento? ¿O ha llegado el país al punto en que simplemente no tiene sentido continuar con el servicio de más de $ 60 mil millones en deuda externa, ya que la población sufre una economía severamente contraída, una inflación creciente y un fuerte deterioro en su calidad de vida?

Son preguntas que se hace en un análisis firmado por el analista Ben Bartenstein y publicado en el medio especializado en finanzas Bloomberg, En este trabajo el autor analiza las personas que tienen en este momento en sus manos la mayor parte de las respuestas a esas preguntas. Y para él son siete.

Dudas y sanciones

Los inversionistas en bonos de Venezuela tuvieron un año duro, con sus papeles registrando las peores pérdidas del mundo en medio de la agitación económica y política que culminó en sanciones de Estados Unidos contra el país y el plan del presidente Nicolás Maduro para reestructurar la deuda.

A medida que 2018 se pone en marcha con el gobierno y su compañía petrolera estatal que tiene pagos pendientes por más de $ 1.5 mil millones en pagos, los acreedores se preguntan qué les espera, ya que vendrán desembolsos por  $ 9 mil millones adicionales en los próximos 12 meses.

La probabilidad de incumplimiento de Venezuela en un año ha subido a un 93.4 por ciento, según un modelo de Bloomberg que pesa la carga de la deuda externa de un país, el pronóstico de crecimiento económico y los riesgos políticos.

Con tantas variables en juego en los cálculos de Maduro para el próximo año, vale la pena mirar a siete de las personas más importantes, desde Caracas hasta Beijing, que podrían determinar el resultado para los administradores de dinero.

  1. Simon Zerpa, ministro de finanzas de Venezuela y director financiero de Petróleos de Venezuela, es uno de los confidentes más poderosos de Maduro. El hombre de 34 años posee las llaves del vasto y secreto mundo de las finanzas venezolanas, ofreciendo negocios a funcionarios chinos, rusos y turcos. Su conocimiento del mercado internacional será clave para recaudar fondos para la nación con problemas de liquidez.
  2. Brad Smith, asesor principal de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro de EE. UU. Smith se encuentra entre los responsables de las medidas contra Maduro y el vicepresidente Tareck El Aissami, así como de la prohibición de nuevas ofertas de deuda. EE. UU. busca forzar un cambio en el comportamiento de la administración Maduro o, eventualmente, un cambio de régimen. Para lograrlo es posible que se tomen sanciones más severas, tal vez dirigidas a la industria petrolera más importante.
  3. Marco Rubio, senador republicano por el estado de Florida, tiene a Donald Trump de confidente pues fue clave en su triunfo en 2016 por 112,911 votos, muchos de los cuales fueron de residentes venezolanos del estado. Estos frecuentan la oficina local de Rubio en Doral y apoyan una línea dura contra el gobierno de Maduro. El senador ha dicho que Venezuela es una de sus principales prioridades en 2018.
  4. David Martínez, ciudadano mexicano-británico, el multimillonario inversor de deuda en dificultades y director ejecutivo de Fintech Advisory, con sede en Nueva York, tiene un canal directo con El Aissami luego de hacer un préstamo de $ 300 millones al gobierno, respaldado por bonos con un valor nominal de $ 1.300 millones. Según informes, instó al gobierno de Venezuela a no pagar sus deudas externas, días antes del sorpresivo discurso de reestructuración de Maduro.
  5. Dai Houliang, recién nombrado presidente de China Petrochemical Corp., la refinería de petróleo más grande de Asia. Los préstamos de China, a menudo vinculados a los envíos de petróleo, han sido una de las mayores fuentes de financiación para Maduro, para sortear el bloqueo de los mercados de capitales convencionales. Houliang puede ayudar a revertir esa situación.
  6. Diosdado Cabello, funcionario de alto rango del Partido Socialista Unido de Venezuela con profundas conexiones dentro del ejército. Inversionistas locales poseen alrededor del 28 por ciento de la deuda venezolana, de acuerdo con Torino Capital, gran parte de la cual se cree que está en manos de altos oficiales militares de quienes Maduro depende para mantenerse en el poder. Si los asociados militares decidieran vender sus tenencias de deuda, habría aún menos incentivos para que el gobierno continúe pagando.
  7. El presidente ruso, Vladimir Putin, ha sido durante mucho tiempo partidario de Maduro, y recientemente llegó a un acuerdo para reestructurar $ 3 mil millones de deuda con la nación sudamericana. La refinería estatal Rosneft PJSC posee un gravamen respaldado por una participación de casi el 50 por ciento en el brazo de refinación estadounidense Citgo, así como sus empresas petroleras con Pdvsa.

Mención honorífica para Luisa Ortega

Si alguien puede ayudar a los EE. UU. A construir su caso contra el gobierno de Maduro, es Luisa Ortega Díaz, quien fue destituida de su puesto como máxima fiscal del país en agosto. Ella le dijo a Bloomberg que Maduro y otros altos funcionarios sabían desde hace tiempo sobre los sobornos en Pdvsa y otras firmas estatales, pero anularon las investigaciones.

El ex presidente de la estatal petrolera, Rafael Ramírez, también en el exilio tras ser despedido de su puesto en la ONU, es otro exfuncionario que podría ayudar. La información que podrían proporcionar a los EE. UU. puede inclinar la balanza a penas más severas.

Simón Zerpa, ministro de Finanzas de Venezuela.

Fuente: Bloomberg.

Versión: Eloi Yagüe Jarque

 

 

(Visited 13 times, 1 visits today)

Comentarios

1 Comment

Leave a Reply