José Guerra: En el Gobierno de Maduro el PIB ha caído más de 18%

No existen indicadores ni reportes oficiales que puedan aproximarse a la magnitud de la crisis. Sin embargo, ante el hermetismo por parte de los entes gubernamentales, el diputado y economista José Guerra ofreció una “panorámica” de cómo cierra el año 2016 en materia económica. El resultado no es muy favorable: 2017 empezará con mal pie y con Venezuela al borde la de la hiperinflación

“Al cierre de 2016, la economía venezolana presenta un cuadro deplorable: una contracción del PIB estimada en 12,0%, una tasa de inflación que excede el 500,0% y una caída de las reservas internacionales de aproximadamente US$ 5.200 millones”, indicó el parlamentario en un resumen de su autoría.

Según el informe, desde que el presidente Nicolás Maduro asumió la presidencia el comportamiento del PIB refleja una caída acumulada que supera el 18%.  Esta “constituye la mayor que ha tenido la economía venezolana en cualquier episodio de su vida republicana moderna, aun en años de alta conflictividad política como la que vivió el país en la década de los sesenta”.

El 31 de diciembre, indicó, finaliza un año marcado por la improvisación y la poca articulación del Gobierno en materia económica. Como prueba de ello mencionó el paso de cuatro vicepresidentes de Economía en tan solo 12 meses: El general Rodolfo Marcos Torres, Luis Salas —quien duró menos de dos meses en el cargo—, Miguel Pérez Abad y, finalmente, Carlos Faría. “Hoy no se sabe quién coordina o dirige el gabinete económico”, denunció Guerra.

cuadro-indicadores

El representante de la curul opositora calificó el período que va de 2014 a 2016 como “el trienio perdido”, cuando el Gobierno desperdició oportunidades que habrían favorecido la economía venezolana.

“Con relación a 2012, durante ese lapso (2014-2016), la economía perdió más de 20,0% de la producción de bienes y servicios, registró una tasa de inflación acumulada de 2.940% y las reservas internacionales se redujeron en US$18.887 millones, lo que refleja un deterioro considerable del sector externo”, señaló.

La caída de los precios del petróleo repercutió de manera importante en la economía del país. Sin embargo, Guerra apuntó que durante ese mismo trienio la producción petrolera tuvo una disminución acumulada que se acerca a 15%, lo que equivale a más de 360 mil barriles menos por día.

No obstante, si bien la caída productiva de Pdvsa y la baja de los precios del petróleo pasaron factura, el economista asegura que la aplicación de un modelo estatista y un esquema de política económica con base en la hostilidad hacia la inversión privada en medio de controles de precios son las medidas que más daño han hecho al país.

“En el trienio perdido, la tasa de inversión cayó 12,0% del PIB respecto a su valor de 2012. Ello es un elemento que atenta contra la expansión de la capacidad productiva a mediano plazo, más allá de las oscilaciones puntuales propias de los ciclos económicos”, indicó.

La crítica situación ha atentado contra el poder adquisitivo del venezolano, lo que se ha traducido en una disminución del salario real superior al 20,0% y un incremento de los niveles de pobreza que rebasó la cota máxima que registró históricamente este indicador en 1998.

El sumario añade que Venezuela ha registrado déficits en la balanza de pagos, lo que se ha traducido en una disminución de las reservas internacionales. “Al concluir 2016, el BCV tiene menos reservas internacionales que las que poseía en 1996, luego de haber disfrutado del auge petrolero más intenso y prolongado de la historia de Venezuela, primero entre 2000 y 2008 y luego entre 2010 y 2014″, denunció Guerra.

Venezuela ha registrado déficits consecutivos en la balanza de pagos que se han traducido en una declinación de sus reservas internacionales.

Las acreencias de Venezuela han hecho que la República venda sus activos extranjeros para poder honrar los pagos de la deuda externa. A esta situación se suma el “oscurantismo” en cuanto a la publicación de estadísticas que reflejen el actual estado de la economía venezolana.