Inflación se “traga” los límites establecidos en las transacciones bancarias

María Eugenia Salazar quería viajar a Alemania a finales de julio. Tenía planeado comprar primero su pasaje para Miami en bolívares y una vez en Estados Unidos adquirir el trasatlántico. Para el primer paso hizo una reserva vía telefónica y al día siguiente fue a la oficina de Avior para comprar el boleto a Bs. 220 mil. Hizo dos horas de cola confiada en que saldría con su pasaje, pero al llegar a la taquilla le informaron que no podría adquirirlo porque el límite que tenía el Banco de Venezuela para el pago a través del punto de venta era de Bs. 150 mil.

La negativa implicó un día perdido, pero también una reservación fallida. La joven debió regresar a la aerolínea y hacer su cola de nuevo. Esta vez asistió con un amigo que la ayudó a completar el dinero para adquirir el boleto. Justo la primera semana de agosto, el Venezuela aumentó su límite para transacciones a través de puntos de venta a 250 mil bolívares.

Concretar el pago de un pasaje aéreo, de un electrodoméstico, de la nómina de los empleados de una pequeña empresa, o de algún bien que supere los 200 mil bolívares no es tan sencillo. Los límites de los montos que cada banco maneja para los distintos tipos de transacción, así como las alternativas para realizar estos pagos, no están acordes con los precios actuales, según opinión de especialistas. Efecto Cocuyo preguntó en las oficinas de los principales bancos ubicados en el Centro Comercial Sambil cuáles son los topes de acuerdo con cada función y esto fue lo que respondieron:

bancosfinal

Pero cada empresa o local comercial tiene sus normativas y también deben ser tomadas en cuenta al momento de pagar. La opción del cheque de gerencia parece atractiva para realizar pagos de montos altos, pero en el caso de gran parte de las agencias de viaje o aerolíneas no los admiten. Depósitos o transferencias se posicionan como los más aceptados en este mercado.

Urge renovación del sistema bancario

En palabras del economista Leonardo Buniak, la banca está obligada a reconocer las variaciones del mercado y actualizar sus sistemas. “El sistema bancario tiene que revisar sus procesos, su plataforma tecnológica y sus políticas internas en materia de créditos y límites de transacciones porque no están acordes con la escala inflacionaria que vive Venezuela”, advierte el también consultor en planificación estratégica y calificador de riesgo bancario.

Las entidades bancarias recogen el perfil de las operaciones de sus clientes y realizan una evaluación al año, o cada seis meses, para estructurar los límites. Para Buniak, es un hecho que los saltos que está produciendo la inflación superan la velocidad con la que los bancos revisan y actualizan sus procesos, por lo que casos como el de Salazar abundan y se repiten. También influye la velocidad de la circulación del dinero, que ha aumentado aceleradamente. “Basta con ver los límites de retiros diarios a través del cajero. Son ridículos”, indica.

Estas políticas internas se establecen como métodos de seguridad para disminuir el riesgo de fraude, que tendrían que ser tomados en cuenta al momento de seleccionar los límites. Cada banco posee comités de riesgo que se encargan de evaluar las políticas para evitar la materialización de riesgos operativos, explica el experto. Sin embargo, esto no debe perjudicar a los clientes. “Hay una necesidad en el mercado y el sistema está obligado a reconocerlos”, insiste.

Foto: www.rnv.gob.ve

Artículos relacionados




    • Rafael

      Como una bola de nieve que crece a medida que cae, así la inflación está arrollando la economía venezolana y los gerentes públicos se quedan mirando hacia los lados, como si no estuvieran allí para solucionar el problema. ¡Cómo si no vivieran en este país!