Fedeagro denuncia “negocio redondo” de maquinaria importada por el Gobierno

Hace tres meses llegaron a Agropatria 200 cosechadoras  y 80 tractores –de Brasil, Italia, México y Estados Unidos-. Nosotros, que tenemos una estimación de 430 mil hectáreas para producir maíz, es decir, el 98.5% de la producción nacional, no pudimos adquirir ni una de estas maquinarias. ¿Por qué?, ¿dónde están?”, se preguntó Antonio Pestana,  presidente de Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios.

Entre los años 2013 y 2014 llegaron al país 950 cosechadoras provenientes de Brasil, México y Argentina. Fedeagro obtuvo una parte de estas maquinarias a través de asociaciones de agricultores que otorgaban financiamientos para que los productores finalmente las adquirieran. Sin embargo, Pestana considera que no fueron suficientes.

El representante de Fedeagro denuncia que el Gobierno otorga las máquinas a “sinvergüenzas” que pagan comisiones de 8 millones de bolívares sobre el precio estipulado –en el caso de una cosechadora Bs. 5.200.000-  y las revenden en 15 millones, o incluso en moneda extranjera a Colombia.

“Cuando nosotros adquirimos cosechadoras y tractores, el Gobierno hizo una inspección para saber dónde estaban: La Grita (Táchira); Jajo (Trujillo); La Paragua (Bolívar); Socorro (Guárico); Turén (Portuguesa). Allí estaban, ahora ¿quién les hace la inspección a ellos? Queremos saber dónde están y por qué nosotros no tenemos derecho a obtenerlas si somos quienes trabajamos la tierra”, precisó Pestana.

De acuerdo con sus datos, 82% de las cosechadoras que hay en el país está inservible. “Hay un cementerio de estas máquinas”. Esa información la confirma el diputado ante la Asamblea Nacional, Jesús Enrique Domínguez, quien asegura: “En Venezuela se necesitan 20 mil cosechadoras para la producción, y no las hay. Solamente en Monagas –mi estado- hay 300 mil hectáreas para sembrar maíz y tenemos 40 de estas máquinas y no llegamos ni a 300 tractores”.

Domínguez, de la Comisión Permanente de Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático de la Asamblea Nacional, explica que estas maquinarias necesitan un mantenimiento luego de cinco meses de uso. “Hay que cambiarle repuestos que no se consiguen; entonces, por un detalle mínimo, la cosechadora o el tractor termina en un cementerio”.

En mayo de 2014, el entonces ministro de Agricultura y Tierra, Yván Gil, realizó una inspección a la Fábrica de Cosechadoras Hugo Chávez en Tinaco, estado Cojedes. Allí se efectuarían las primeras pruebas de ensamblaje para fabricar 600 de estas maquinarias necesarias para la cosecha de siembras de maíz, sorgo, arroz, soja y caña de azúcar, según el portal web de Agropatria. Pero, según Pestana, no se creó ni una.

“Se va a iniciar por primera vez de manera continua el ensamblaje de cosechadoras combinadas de granos, con una tecnología avanzada proveniente de Argentina que llega al estado Cojedes. Estaremos en todo el país, sabemos la necesidad que existe sobre todo en el último trimestre del año en la cosecha y gracias a esta importante obra este año debe culminar con éxito”. También anunció que el presidente Nicolás Maduro había aprobado las divisas para este proyecto que se daba con la colaboración de la Empresa Socialista Pedro Camejo (Espc)

De acuerdo con la Memoria y Cuenta de 2014 del ministerio de Agricultura y Tierra: “Se dio seguimiento en la culminación y como estrategia geográfica para la producción la ensambladora de cosechadoras “Hugo Chávez”, con una inversión de Bs. 110.000.000 para obras y de $ 26.000.000 para la transferencia tecnológica”. Luego, 142 páginas más abajo, vuelve a aparecer la mención: “Se culminó la fábrica de cosechadoras Gran Nacional Don Roque de Venezuela, bautizada bajo el epónimo Hugo Chávez, en el estado Cojedes con una inversión de Bs. 413.053.032, en transferencia tecnológica (Equipamiento y formación técnica), se inició la fabricación de partes y piezas para el ensamblaje, a fin de sustituir progresivamente la importación de las mismas”.

Al respecto, el candidato de la MUD a las parlamentarias 2015 por el estado Cojedes, José Zavarce, dice: “Sí, aquí en Tinaco existe esa fábrica, pero no fabrican nada. Solo ensamblan cosechadoras que traen de afuera con piezas que también se traen de otros países”.

Vanessa Arenas / @VanessaVenezia

 

 

 

(Visited 9 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply