BPA-Panamá opera a puerta abierta, pero bajo la lupa de los auditores

Ibis León /@ibisL

Ciudad de Panamá. En la famosa área bancaria de Panamá, atravesada por la calle 50, está ubicada la sede de la Banca Privada de Andorra, entidad intervenida desde el miércoles 11 de marzo luego de que la Red de Persecución de los Delitos Financieros del Departamento del Tesoro de Estado Unidos (FinCen, siglas en inglés) acusara a la BPA de estar vinculada con el lavado de dinero  de mafias criminales rusas, chinas y  fondos relacionados con la desviación milmillonaria de dólares de Petróleos de Venezuela S.A

Sobre la puerta de cristal que da paso a la recepción destaca un comunicado de la Superintendencia de Bancos de Panamá, en el que se informa que mediante la resolución SBP-0053-2015 del 10 de marzo se ordena la toma de control administrativo y operativo de la Banca Privada de Andorra (Panamá) S.A. La medida, a juicio del ente regulador, obedece al peligro que corren los intereses de los depositantes.

Lea el comunicado completo

Todo normal

Uno de los clientes es atendido por la recepcionista, quien lo hace pasar de inmediato con uno de los gerentes de la agencia, donde los muebles de cuero negro hacen juego con la alfombra de piel y los cuadros con ambientes europeos. Al volver, la empleada retoma su posición detrás del mostrador y se limita a responder que el banco no ha dejado de funcionar desde la intervención y que todo el personal sigue asistiendo con normalidad.

IMG-20150318-WA000

“Las preguntas que tienen los usuarios sobre su estado de cuenta son respondidas por el gerente”, dice en voz baja.

Las irregularidades del BPA  salpican especialmente a esta sede, porque, según la FinCen, un alto ejecutivo de la filial panameña, en complicidad con un venezolano, creo una compañía de maletín como uno de los mecanismos de blanqueo de capitales. Sin embargo, el subgerente de BPA Panamá, quien no quiso identificarse, aseguró que la intervención bancaria es un “procedimiento preventivo”, algo de rigor, y que la Superintendencia dejó claro en su comunicado que hasta el momento no se tienen evidencias de que la subsidiaria esté comprometida en esos actos ilícitos.

Afirmó que están a la espera y que desconocen la fecha en la que terminará la investigación de la Superintendencia. Este miércoles 18 de marzo se cumplen siete días de los 30 que la Superintendencia de Bancos dio como plazo estimado.

Según el conserje del edificio donde funciona la agencia, alrededor de seis auditores de la SBP van todos los días, desde la semana pasada, para continuar con sus labores de supervisión.

“Aquí la gente no dice nada. Hay mucho secretismo”, contó.

También fue intervenida BPA Valores, casa de bolsa relacionada con la Banca Privada, el 14 de marzo, con licencia desde 2010 en Panamá, según se lee en un reportaje de La Prensa. Jaime de Gamboa Gamboa sería el interventor.

Desde el mes de febrero el parlamento panameño discute una nueva ley antilavado de dinero que fue presentada por el ministro de Economía y Finanzas, Dulcidio De La Guardia, y que plantea la ampliación de los sectores que deben ser sujetos a control y regulación. Las empresas de Zona Libre de Colón, las promotoras y corredores de bienes raíces, los casinos, las casas de empeño, las casas de cambio y las compañías dedicadas a la comercialización de metales y piedras preciosas tendrán que rendir cuenta de aprobarse el proyecto de ley que fue revisado por la organización latinoamericana del Grupo de Acción Financiera.

(Visited 4 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply