Créditos anunciados por Maduro para la compra de viviendas se quedan cortos ante la inflación

De poco valen los incrementos de los montos de financiamento para adquisición de viviendas anunciados por el presidente Nicolás Maduro el pasado jueves 19 de enero. Los 20 mil bolívares se deshacen frente a la inflación y el salto que pegaron los metros cuadrados en las grandes ciudades del país. Por lo menos en la capital, el millonario monto dado a conocer por el mandatario nacional se disuelve con la crisis.

“He decidido por cuenta oficial de la Gran Misión Vivienda Venezuela aumentar las cuatro modalidades de créditos y apoyo financiero a las familias trabajadoras venezolanas”, dijo Maduro durante la entrega de la vivienda un millón 400 mil.

Los créditos para la autoconstrucción aumentaron a 15 millones de bolívares; los de la ampliación de vivienda a 10 millones de bolívares; los de mejora de vivienda a 6 millones de bolívares; mientras que los de adquisición de viviendas a 20 millones.

No obstante, para Roberto Orta, presidente de la Cámara Inmobiliaria Metropolitana, mientras que los montos estipulados para remodelaciones podrían resultar de ayuda, los de adquisición de vivienda parecen insuficientes frente a la crisis económica que atraviesa el país.

“Evidentemente, en algunas ciudades de Venezuela, no es factible adquirir una vivienda por 20 millones. Hay un desfase entre el valor de las viviendas y los topes de los créditos”, indicó Orta. “En los últimos tres o cuatro años no se corresponden los créditos bancarios con los valores de la vivienda. Solamente un bombillo vale 10 mil bolívares”, añadió.

De acuerdo con las publicaciones del portal Tuinmueble.com, un apartamento de 70 metros cuadrados en una zona popular como Caricuao puede costar entre 40 y 80 millones de bolívares, el doble y el triple de los montos aprobados por el presidente Nicolás Maduro.

Por otra parte, una vivienda en una zona de clase media como La Candelaria puede superar el monto en más de 600%. Según las publicaciones de vendedores en el mismo portal, un apartamento en la urbanización ubicada en Libertador ronda los 150 millones de bolívares.

Orta considera que los créditos para adquisición de viviendas deberían llegar a los 100 millones de bolívares, mientras que en la provincia pudiese ubicarse en un monto menor. “Antes, el banco prestaba 25 millones y la familia pagaba 5 millones. Hasta hace un par de años los bancos cubrían 75% del valor total. La capacidad de ahorro de la familia venezolana está muy golpeada”, aseguró.

El presidente de la Cámara Inmobiliaria Metropolitana sugirió que el Gobierno debería sentarse tanto con la banca pública como con la privada para sincerar los montos de los créditos a través de mesas de trabajo. Ambos, consideró, deberían revisar la profundidad del aspecto crediticio.

Indicó que los 20 millones anunciados por el mandatario nacional servirían para apenas una inicial de un apartamento en la Gran Caracas. Pero no para mucho más. Para Orta, el tema reclama urgencia y la inflación y la escasez de materiales hacen que más venezolanos quieran echar raíces afuera. “Somos un país con oportunidades de crédito escasas. Esa es una de las razonas por las cuales muchos jóvenes se están yendo”, afirmó.

 

(Visited 7 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Leave a Reply