Caraqueños en apuros por la falta de dinero en efectivo

La escasez de dinero en efectivo en Venezuela pone en aprieto a los ciudadanos. Lo informa el presidente la Comisión de Finanzas y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional, diputado José Guerra, y lo confirman los caraqueños en distintos puntos de la ciudad capital.

Aunque el problema no es nuevo (a finales de 2016 los economistas Richard Obuchi y Gustavo Noguera, entre otros, daban cuenta del déficit), este lunes, 4 de septiembre, Guerra insistió que esta crisis “está golpeando seriamente a la economía y a la gente“, especialmente a los más pobres, que forzosamente deben usar el efectivo porque no tienen medio de pago electrónico.

Efecto Cocuyo conversó con varios caraqueños en el bulevar de Sabana Grande, en la plaza Francia de Altamira y en las inmediaciones de la estación de Metro de Petare. Todos coincidieron en que la falta de dinero en efectivo dificulta, principalmente, la compra de víveres, de verduras y el pago de pasajes en el transporte público.

Víctor Pérez: “Soy vecino de aquí de Petare. Trabajo acá en la entrada del Metro todos los días vendiendo mis melcochas. El domingo y ayer lunes no pude trabajar por falta de mercancía, pues no había podido comprar el papelón. Necesitaba 100 mil bolívares en efectivo para comprar el bulto, y en la taquilla del banco me dieron solo 20 mil. El efectivo también me hace falta para comprar los alimentos. Tengo cuatro hijos que alimentar y tengo que buscar de estirar la plata. Si pago en puros puntos de venta se me acaba la plata más rápido y no compro todo lo que necesitamos en la casa. Yo hago entre 50 mil y 60 mil bolívares diarios. Un día trabajo para comprar la comida para la casa y el otro día trabajo para guardar algo de dinero. Es la única manera que tengo de ahorrar algo”.

Oscar Rodríguez: “Vivo en Bello Campo (Altamira) desde hace años, y de verdad, no había visto esto. Todo el mundo quiere manejar el dinero de uno como les da la gana. Aunque sea mi dinero no puedo disponer de él. La semana pasada estuve en distintos bancos buscando plata; en algunos me decían que no había efectivo, en otros solo me permitían hacer un retiro de 30 mil bolívares máximo. En la casa necesitamos el efectivo para comprar la comida que no encontramos en los supermercados, pero también para comprar las verduras y para pagar los pasajes en los autobuses. Todo se complica si no tienes efectivo. Aunque prohibieron los avances, hay gente que todavía te hace el favor, pero te cobra 15% o 20% por cada avance. Si no, te toca ponerte en la cola de los supermercados para ver quién va a pagar con efectivo. Si encuentras a alguien, entonces le propones pagarle su compra a cambio del efectivo. Eso no puede ser”.

Bárbara Briceño: “Tengo 6 niños y trabajo limpiando la estación de Metro de Petare. Desde hace como un mes estoy teniendo problemas para sacar dinero del banco, me dicen que no hay efectivo. He tenido que acudir a vecinos que prestan, pues necesito el efectivo para poder comer. Los bachaqueros, que son quienes tienen la comida, venden un kilo de arroz en 12 mil bolívares y un kilo de harina de maíz en 14 mil bolívares, y el azúcar, mejor ni te digo. Y si no tienes el efectivo, ¿cómo comprar? Donde aceptan tarjetas casi nunca hay estos productos. Mis vecinos me prestan, pero debo pagar 10% de intereses.  Tú te imaginarás. El sueldito se me va en comida, lo poquito que uno cobra es para medio comer, y además debo pagar intereses. Y ahorita no sé como voy a hacer, pues tengo que reunir para comprar los uniformes escolares de los muchachos. Tendré que comprar menos comida”.

Daicy Jiménez: “Trabajo en el área de servicios del Banco Bicentenario y estoy terminando mis estudios de comunicación social en la Universidad Bolivariana de Venezuela; aunque trabajo en el banco, no me dan más de 30 mil bolívares; me veo obligada a pagar en los puntos de venta, y así gasto más. Vivo por aquí, cerca del bulevar de Sabana Grande, por eso no necesito mucho efectivo para pasajes, porque no tomo mucho transporte público, pero sí necesito el efectivo para comprar comida a los bachaqueros, pues en los comercios no consigo casi nada o es muy caro”.

Yuraimi Delgado: “Vengo a Chacaíto para hacer algunas diligencias. Lo del efectivo es un problema. La semana pasada tenía un gasto grande que hacer. Fui al Banco de Venezuela, y ¿cuál fue mi sorpresa? Que no había dinero. “No tenemos efectivo”, me dijo la mujer (cajera). Se supone que uno va al banco es a llevar o a retirar dinero. Vas al banco y no hay plata. Vas a la panadería y no hay pan. Tuve que pedir prestado para el pasaje durante esta semana y para hacer algunas compras que tenía pendiente. De hecho, me acaban de pagar una plata vieja que me debían, y aparté 20 mil bolívares para pagar lo que me prestaron la semana pasada. Cuando hay plata, entonces te quieren dar billetes de 10 y de 20 bolívares. Puro sencillo es lo que abunda, los nuevos billetes ni se ven. Los billetes viejos solo lo aceptan los choferes aquí en las camionetas; en muchos establecimientos hay papeles pegados donde dice: Aquí no aceptamos billetes de 10, 20 ni de 50 bolívares. Entonces, ¿cómo le van a dar eso a uno?”.