Zinedine Zidane, el hombre de las despedidas increíbles

Contra todo pronóstico, Zinedine Zidane, el único entrenador en ganar tres Liga de Campeones de forma consecutiva, decidió renunciar al Real Madrid. El astro del fútbol convocó a una rueda de prensa a la que asistió junto al presidente del club blanco, Florentino Pérez, y allí comunicó su deseo de no continuar dirigiendo al equipo de la capital española.

“Tomé la decisión de no seguir el próximo año en el cargo de entrenador del Real Madrid”, dijo Zidane mientras a su derecha un serio Florentino Pérez veía hacia cualquier parte en una sala repleta de periodistas.

Las razones de la renuncia de “Zizou” no están claras. El francés aseguró que en la temporada que viene no entrenará a ningún otro equipo y que se mantendrá “muy cerca” del club. Además, aseguró que habló con Sergio Ramos, capitán del conjunto, y este le deseó buena suerte y respetó su decisión.

“Yo soy ganador, a mí me gusta ganar en cualquier cosa, no me gusta perder. Si tengo la sensación de que no voy a ganar, hay que hacer un cambio. Como jugador, cuando vi que no estaba ganando, me voy. No le echo la culpa a nadie la culpa la puedo tener yo, tomo la decisión y me voy”, declaró Zinedine Zidane.

Con la partida de Zidane se cierra un ciclo histórico en el Real Madrid. Los merengues ganaron tres Champions League de forma consecutiva, una Liga y dos Mundial de Clubes bajo el mando del francés, que llegó como recurso socorrido en enero de 2016 tras el despido de Rafael Benítez.

Zinedine Zidane: el inmortal

No es la primera vez que Zidane baja del Olimpo para reaccionar como un mortal más. En la Copa del Mundo Alemania 2006, el galo guió a Francia a la final del torneo tras una primera ronda irregular, los franceses supieron sacar la casta en la fase de eliminación directa y dejaron en el camino a equipos como España, Brasil y Portugal, para llegar a una cita a la que nadie los había anotado ni siquiera en una posible lista de espera.

De todos los candidatos a llegar al último partido de esa Copa del Mundo, Francia era quizás el más inesperado. La bujía de aquel equipo, tal como pasó en 1998, era Zidane. A diferencia del mundial celebrado en Francia en 1998, esta vez “Zizou” ya no tenía nada de cabello. Su calva prominente y sus gestos de gladiador cansado le daban a cada partido disputado por Zidane en ese torneo un sabor diferente. Ya todo el mundo sabía de su retiro, pues él mismo lo había anunciado y qué mejor manera de retirarse que ganando un Mundial de Fútbol. Sería lo que harían los inmortales, pero no Zidane, él tenía otro plan.

El rival de los galos en esa final era Italia. Un equipo comandado por Fabio Cannavaro junto a Gianluigi Buffon, Andrea Pirlo, entre otros. La final comenzó con un gol de Zidane. El maestro de los pies dorados fue capaz de flotar un balón ante, nada más y nada menos, que Gianluigi Buffon, considerado por muchos el mejor portero de la historia. El balón golpeó el poste superior y entró. Gol de Francia apenas en el minuto 7 de partido.

Así fue el gol de Zidane en la final del Mundial Alemania 2006.

Pero al minuto 18 llegaría el empate de los italianos anotado por quien sería la criptonita de Zidane en el partido, Marco Materazzi. El zaguero de poco juego y mucha lengua se elevó sobre los defensores franceses y anotó el tanto de la igualdad en un partido que ya era para la historia.

Gol de Materazzi para empatar el partido.

El juego se fue a tiempo extra y, por la actitud de ambos equipos, parecía que el partido seguiría hasta la tanda de penales sin mayor sobresalto. Al minuto 108 de partido hubo confusión. Marco Materazzi estaba en el suelo se mostraba adolorido y levantaba la mano pidiendo atención. El árbitro argentino se percató de la escena pero no vio la razón. Se comunicó con los asistentes Darío García y Rodolfo Otero, pero tampoco vieron nada.

Materazzi seguía en el piso y parecía recuperarse. Pasaron dos minutos hasta la voz del cuarto árbitro, el español Luis Medina Cantalejo, le dijo por intercomunicador a Elizondo las siguientes palabras: terrible cabezazo del 10 de los blancos al 23 de los azules. Zidane estaba parado cerca del borde del área italiana, no hacía nada, no veía a ninguna parte, solo se acomodaba su banda de capitán mientras el partido estaba en pausa.

Sin embargo, el árbitro argentino ya sabía lo que había pasado. En una entrevista recordaba que tenía plena confianza en su cuerpo arbitral y que sólo dudó en sacar la tarjeta porque pensaba que la acción no sería comprendida. No obstante, Elizondo se acercó trotando a Zidane y desenvainó su cartulina roja. El 10 francés, el mejor jugador de la cancha, se iba expulsado, dejando una de las imágenes más impresionantes de la historia de los mundiales. Un “Zizou” cabizbajo llevó su mirada al suelo y comenzó el descenso de las escaleras hacia el vestuario luego de pasar por un lado al trofeo dorado de la Copa del Mundo, que ya no sería alzado por el astro galo. Así se retiró Zidane del fútbol mundial.

Italia ganó en penales y la noche de Berlín fue una fiesta para los “azzurri” que llegaban a su cuarto campeonato del mundo.

“Hasta luego Real Madrid”

En la mañana del 31 de mayo se hablaba de varios temas deportivos en España. ¿Cristiano Ronaldo se va o se queda en Madrid? ¿Cuál será el destino de Gareth Bale? ¿Cómo se concentra la selección española para el Mundial de Fútbol? Preguntas que ya llevan varios días en el foco de los medios de comunicación.

Pero poco después del mediodía fue convocada una rueda de prensa por parte del Real Madrid en la ciudad deportiva de Valdebebas. Allí estaba Florentino Pérez, presidente del Real Madrid y a su mano derecha un Zinedine Zidane con un suéter cuello tortuga negro y un saco.

“Zizou” expresó que ya no seguirá con el club blanco, pero aclaró que se va en buenos términos. “No pasa nada”, dijo el galo con un tono muy al español de España, es decir, “todo está bien”. No se le vio la misma sonrisa que despuntaba el sábado 26 de mayo cuando su equipo ganó la final de Liga de Campeones al Liverpool y se proclamó amo y señor del torneo europeo. No. La estampa de Zidane era tan seria como su atuendo y la expresión de Florentino Pérez también.

Con el Real Madrid, club con el que Zidane se retiró del fútbol en 2006, el francés tuvo un buen andar como entrenador. A pesar de llegar como un simple apafuegos, como una medida de última hora, Zidane logró hilar de forma consecutiva tres torneos de Champions League y, además, le ganó una Liga al Barcelona, equipo que se vio eclipsado por la seguidilla de trofeos europeos de su histórico rival.

Ahora surgen los rumores sobre su posible sustituto. Muchos ponen al argentino Mauricio Pochettino como candidato principal, sin embargo, aún queda esperar cuál será el próximo movimiento del conjunto capitalino tras una noticia que, sin duda, cambió el panorama deportivo por lo menos por un día.

(Visited 465 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!