Tragedia del Chapecoense fue por falta de combustible en el avión de LaMia, determina investigación

El trágico vuelo 2933 de la aerolínea LaMia, donde viajaban 68 pasajeros y nueve tripulantes el 28 de noviembre de 2016, se estrelló en tierras colombianas debido que el avión se quedó sin combustible. Esta razón fue esclarecida en el informe final del grupo de investigaciones de accidentes de la Aeronáutica Civil de Colombia (Aerocivil) que se encargó del caso en el que murieron los futbolistas del Chapecoense.

El jefe del grupo de investigación, coronel Miguel Camacho, dio a conocer que el avión de LaMia no tenía la cantidad suficiente de combustible para completar la ruta de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) al aeropuerto José María Córdova de Ríonegro, que sirve a la ciudad de Medellín.

“La aeronave se abasteció con 1.636 kilos de combustible en Santa Cruz para completar 9.300 kilos. Esta cantidad era insuficiente para completar el vuelo entre Santa Cruz, Bolivia, y Rionegro, Colombia. La cantidad mínima del combustible debía ser 11.603″, detalló el coronel Camacho.

En la investigación también formaron parte autoridades colombianas, brasileras, bolivianas, estadounidenses e inglesas. En el informe final también se explica que la empresa LaMia y la tripulación decidieron no aterrizar en otro aeropuerto, a pesar de que ya sabían que no contaban con el combustible suficiente para culminar con éxito el vuelo.

La tragedia

El recordado accidente que acabó con la vida de casi todos los integrantes del equipo de fútbol del Chapecoense ocurrió en la madrugada del 28 de noviembre de 2016, cuando el club brasilero se trasladaba a Colombia para disputar el partido de ida de la final de la Copa Sudamericana, la primera final internacional para el combinado que apenas estaba alcanzando la élite del fútbol continental.

Al siniestro aéreo sobrevivieron solo seis personas: los futbolistas Alan Ruschel, Jakson Follmann y Hélio Neto; el periodista Rafael Henzel y dos miembros de la tripulación del vuelo 2933 de la aerolínea que posteriormente fue suspendida por las autoridades bolivianas.

Tras el accidente, el Club Atlético Nacional de Medellín, rival del Chapecoense en la final de la Copa Sudamericana, pidió a la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmembol) se cediera el título de campeón a sus pares brasileros, petición que fue concedida en un evento sumamente emotivo, en el que el fútbol sirvió como escenario para un gesto que jamás se había visto en un torneo de clubes profesionales de balompié.

(Visited 270 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!