Pablo Sandoval sale de relevista y saca los tres outs en derrota de San Francisco

Si creía haberlo visto todo en beisbol, este sábado 28 de abril Pablo Sandoval revolucionó al público del estadio AT&T Park, cuando lo subieron a la lomita en la novena entrada, en un partido que ya estaba definido y los Gigantes de San Francisco perdían por paliza 15-6 ante los Dodgers de Los Ángeles.

El tercera base venezolano, que regresó esta campaña a su equipo de toda la vida tras un paso accidentado por los Medias Rojas de Boston, fue sacado por el manager de San Francisco a la lomita y apenas necesitó de 11 lanzamientos para retirar por la vía rápida a los tres bateadores que enfrentó y cerrar en blanco uno de las pocas entradas en las que el pitcheo regular de su club no recibió daño.

Sandoval fue usado para evitar desgastar al ya golpeado bullpen de los Gigantes ante un segundo duelo previsto el mismo sábado en el que los de la bahía tomaron revancha, y lo hizo de la mejor manera al dominar con rodados al infield a los bateadores que enfrentó.

Primero sacó a Max Muncy con rodado por la segunda base; el segundo out lo hizo ante Yasmani Grandal con otro roletazo por la tercera almohadilla, mientras que la entrada la completó también con un batazo por el piso de Chris Taylor al campocorto.

La sorpresa se dio cuando fue llamado por el manager desde la tercera base en la apertura de la novena entrada para relevar a Cory Gearrin y después de irse de 3-1 con el madero y empujar una de las seis rayitas de San Francisco, se lució en el montículo en su primera aparición como pitcher.

Esta es la primera vez en casi 30 años que los Gigantes usan a un jugador de posición como pitcher, desde que lo hicieran en el año de 1991 con Greg Litton en un duelo ante los Astros. El nativo de Puerto Cabello fue nombrado como el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial de 2012 y su carrera desde entonces ha tenido altibajos.

Foto: El Carabobeño

 

(Visited 1.744 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!