El Real Madrid es el amo y señor de la Champions League

En un partido sumamente disputado en el Estadio Olímpico de Kiev, el Real Madrid resultó ganador de la Liga de Campeones de la Uefa apoyado especialmente en una gran actuación de Karim Benzema que fue, sin duda, el punto más alto del equipo. Además del “Gato”, Gareth Bale, terminó siendo protagonista del encuentro con un golazo de chilena y otro más para sellar el resultado 3-1.

El compromiso más importante de la temporada europea inició con una ceremonia de gala en la que la cantante Dua Lipa presentó sus canciones más exitosas ante casi setenta mil personas que no se mostraron del todo convencidas con el espectáculo, muy al estilo del fútbol americano.

Sin embargo, al arrancar la cosa ya era distinta. Un mosaico gigante fue desplegado por los fanáticos del Real Madrid con las palabras “Hasta el final vamos Real” para animar a los suyos, mientras tanto los ingleses cantaban su tradicional himno “You’ll never walk alone” (Nunca caminarás solo). La escena era perfecta para ver uno de los partidos más emocionantes del año.

La máquina roja

El Liverpool comenzó con todo. Los primeros 15 minutos de partido eran un monólogo “red”. Pura velocidad y entrega demostraron jugadores como Sadio Mané, Andrew Robertson y Mohamed Salah, llamado a ser uno de los jugadores trascendentales del partido.

Una de las primeras acciones de peligro del equipo inglés llegó gracias al lateral Alexander Arnold, quien remató cruzado pero se encontró con una gran respuesta del tico Keylor Navas, quien demostró su valía en el equipo blanco.

El Real Madrid no podía reaccionar, de hecho, no jugaba fuera de su media cancha. Estaba asediado por el Liverpool que buscaba una y otra vez el gol, sin embargo se fue diluyendo de a poco hasta que llegó un punto de inflexión. Mohamed Salah corría cerca del medio campo, Sergio Ramos lo enganchó por el brazo y ambos cayeron al césped del estadio de Kiev. Las alarmas sonaron cuando Salah estaba llorando tendido en el suelo. En la repetición se observa que el egipcio cayó con todo el peso de su cuerpo en el hombro derecho, sin embargo, se pudo levantar y jugar algunos minutos más.

Mohamed Salah salió tras 31 minutos de juego.

Al minuto 31 de juego, Salah no pudo más y pidió el cambio. Desde ese momento el empuje del Liverpool se perdió y el Madrid tomó el control del juego.

El dominio blanco

El pitazo final de la primera parte le hizo mucho mejor al Liverpool que al Real Madrid. Los merengues estaban al mando del juego y, a pesar de la lesión de Dani Carvajal, el equipo español tenía mayores oportunidades en el terreno de juego. La tónica en la segunda mitad no fue muy diferente. Los dirigidos por Zinedine Zidane dominaban el juego y, en una jugada salida del imaginario de alguno de los hermanos Marx, el portero alemán Loris Karius sacó con las manos y Karim Benzema fue más rápido para solo ponerle el pie al balón y ver cómo la pelota se iba al fondo de las redes.

Ganaba el Real Madrid apenas en el minuto 51 de partido y parecía que el Liverpool no tenía mucho más qué hacer. Sin embargo, el conjunto de Jürgen Klopp tenía todavía las piezas para empatar el compromiso.

La reacción fue más rápida de lo que pensaban, al minuto 55 llegó el tanto del empate en los pies del africano Sadio Mané, quien empujó un balón que venía cabeceado por el central neerlandés Virgil Van Dijk.

El oriundo de Senegal, Sadio Mané, anotó el gol del empate.

Sin embargo, el empuje del Liverpool quedó allí. Zidane decidió darle ingreso a Gareth Bale. El cambio sin duda resultó positivo. En el minuto 63 el galés hizo uno de los mejores goles en la historia de las finales de Champions League. De chilena mandó a guardar la pelota sobre Karius que apenas pudo estirarse para intentar para el disparo del jugador que ingresó en el minuto 61.

Sadio Mané remató de derecha y casi consigue el empate, no obstante, el balón se fue al poste de Keylor Navas, que respiró aliviado. El último gol del partido llegó en el minuto 83. Gareth Bale envió un remate potente pero sin movimiento que parecía dominado por Karius, pero el arquero alemán no pudo contener la pelota en sus manos y terminó entrando para sellar el compromiso y poner a celebrar a los españoles.

El guardameta alemán no demostró seguridad para su equipo.

Zidane todopoderoso

Con el pitazo final llegó una nueva celebración para el Real Madrid. Pero uno sonreía más que todos. Zinedine Zidane se abrazaba con sus asistentes y sonreía como pocas veces lo ha hecho. El francés se convirtió en el primer entrenador en ganar la Liga de Campeones en tres ocasiones consecutivas y entró al excelso club de los directores técnicos que han ganado el trofeo en tres ocasiones, acompaño por Bob Paisley y Carlo Ancelotti.

El entrenador francés fue objeto de críticas durante gran parte de la temporada.

El Real Madrid salvó una temporada bastante irregular. En Liga no logró ser el equipo dominante que ha sido en otros años y en Copa del Rey tampoco, pero en Champions volvió a demostrar que es el amo y señor del torneo y alzó su trofeo número 13 de Liga de Campeones, algo que en enero parecía muy complicado por el momento que vivía el equipo español en sus distintas competiciones.

 

(Visited 184 times, 1 visits today)

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!