Editorial de El Tiempo de Bogotá: El Premio Gabo - Efecto Cocuyo

Editorial de El Tiempo de Bogotá: El Premio Gabo

El diario El Tiempo de Bogotá dedicó este sábado, 6 de octubre, su editorial al Premio Gabriel García Márquez 2018 de periodismo que, conjuntamente con Efecto Cocuyo, obtuvo en el Festival homónimo en la categoría Cobertura, con el trabajo titulado “Venezuela a la fuga”.

La pertinencia informativa del contenido, la narrativa gráfica, visual y periodística plasmada como recurso de este trabajo en equipo entre ambos medios, permitió mostrar, citando a El Tiempo, “el horror que están viviendo esas familias, el trauma que están encarando esos padres y esos hijos” en su travesía para escapar de la tragedia humana en la que se ha convertido sobrevivir en Venezuela.

Agradecemos desde Efecto Cocuyo este gesto de El Tiempo, a través del cual se reivindica no solo un hermoso trabajo en equipo que desarrollamos, y que hoy se corona con el Premio Gabo, sino que acompañamos una a una las palabras plasmadas en el editorial de este diario hermano, que reproducimos a continuación.

El Premio Gabo

Por el amplio trabajo titulado ‘Venezuela a la fuga’, un reportaje exhaustivo y compasivo del doloroso viaje de 1’500.000 migrantes que han dejado atrás el país vecino, un equipo periodístico de EL TIEMPO y la página venezolana Efecto Cocuyo, coordinado aquí por la periodista Ginna Morelo y allá por Laura Weffer, recibió en la noche del jueves pasado el prestigioso Premio Gabo de Periodismo Iberoamericano en la categoría de cobertura. ‘Venezuela a la fuga’ es la suma de, entre otros relatos, tres crónicas de viaje, tres artículos de análisis, un documental que sigue la travesía de 35 migrantes. Pero, sobre todo, es el empeño de hacerles ver a los lectores las dimensiones de un drama humano –una historia de pobreza, violencia y xenofobia– sin precedentes en Latinoamérica.

Vea aquí el especial galardonado: ‘Venezuela a la fuga’

Muchas conclusiones deja el reportaje. Por un lado, que no hay una mejor manera de narrar el éxodo de los venezolanos que la de ir, historia por historia –persona por persona, retrato por retrato–, hasta que sea claro para todos el horror que están viviendo esas familias, el trauma que están encarando esos padres y esos hijos que ahora mismo no saben qué será de ellos en la noche. Por otra parte, que, en estos tiempos de ataques a la verdad y de comercio con los hechos, el periodismo puede y debe acudir al trabajo en equipo para hacerlo más macizo y no ser inferior a los retos que se le están presentando últimamente.

Para la Casa Editorial El Tiempo es un orgullo y una alegría no solo recibir un premio tan importante, que por demás lleva el apodo de un gran escritor que hasta el final reivindicó el periodismo, sino ser la base –con los estupendos colegas de Efecto Cocuyo– de ese magnífico grupo de periodistas que han conseguido responderse y responderles a los lectores la pregunta de cuál es el sentido de este oficio en estos días de redefiniciones: el de retratar los dramas con nombres y apellidos, con voces y con señas particulares, con la firme intención de conjurarlos.

[email protected]

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!