Dos visiones de la emergencia humanitaria compleja se muestran en la Escuela Cocuyo - Efecto Cocuyo

Dos visiones de la emergencia humanitaria compleja se muestran en la Escuela Cocuyo

De la crisis a la emergencia humanitaria compleja. Los docentes de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Edgar López y Mariela Torrealba, echaron un vistazo a la cobertura del contexto venezolano desde los Derechos Humanos y los medios de comunicación en la Escuela Cocuyo, este viernes 5 de abril.

En el Hotel Tiffany de la ciudad de Barquisimeto, estado Lara, el profesor de postgrado de la UCV y defensor de los Derechos Humanos, Edgar López, detalló las razones por las cuales es ideal calificar la situación sociopolítica venezolana como una emergencia humanitaria compleja.

López citó la definición de Civilis sobre situación humanitaria, que es un escenario de situación excepcional, de pérdida o daños a la vida y el bienestar de las personas a cierta escala, que sobrepasa la capacidad de respuesta interna. A juicio del profesor universitario, los apagones son  la expresión máxima “del quiebre del Estado en la medida en que no tiene la capacidad para resolver”.

Comentó que para los activistas de Derechos Humanos fue un reto explicar a los extranjeros la situación venezolana. “La necesidad de ponerle unos nombres precisos tiene que ver con la necesidad de explicarle esto al mundo”.

Detalló que las emergencias complejas son “fundamentalmente” de carácter político. Las crisis humanitarias se caracterizan por partir de una combinación de factores: el quiebre del Estado, las desigualdades sociales y pobreza subyacente, el desmoronamiento de la economía formal, fracaso de políticas de desarrollo, inestabilidad política y la violencia. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) esto es una emergencia humanitaria compleja.

Cobertura en la calle

“También se le conoce como emergencia política compleja por tres razones: una multiplicidad de causas en las que convergen factores políticos, económicos y socioculturales, que afecta gravemente todos los órdenes de la vida y requiere de respuesta internacional”, dijo López.

¿Cómo cubrir esta situación? López señaló que los medios de comunicación no se deben olvidar de la “agenda de la gente“, más allá de los eventos y actividades de los grupos políticos y periodistas; buscar nuevas maneras de contar historias, desglosar los datos, no despreciar las historias locales.

20 años de periodismo en mengua

La profesora Mariela Torrealba hizo un recorrido por la evolución de la relación entre los medios de comunicación y el Estado venezolano. En el año 1998, en Venezuela había 128 diarios y 375 emisoras de radio am y fm. En 1999 se contaban 14 canales de señal VHF  y 20 canales UHF (tres regionales, 17 estadales).

Contó que en el año 1998 el canal del Estado, Venezolana de Televisión (VTV) estaba en precarias condiciones; Venpres, un medio de comunicación que tenía corresponsales en las ciudades más importantes del mundo, “estaba en el suelo”.

“Pese a la minusvalía comunicacional del Estado, la relación entre medios y Gobierno era de cordial entendimiento. No es que no habían violaciones. Eran casos individualizados y nominalizados. El reporte de violaciones comienza en el 2002”, apuntó Torrealba.

La profesora comentó que hace cinco años, circulaban 90 medios impresos, a la fecha hay alrededor de 27 y una explosión de medios digitales. Enumeró alguna de sus preocupaciones en esta situación:  la sustentabilidad en el largo plazo de tantas iniciativas, el Estado de la conectividad del país, el “Estado comunicador” y la transformación de los medios comunitarios a los medios “paraestatales”.

Según una investigación de Medianalisis realizada entre diciembre de 2018 y enero de 2019, diarios como Últimas Noticias niegan, refutan u ocultan la crisis humanitaria, que además se asocia al “ataque constante” de otros actores no nacionales.

En el caso del diario El Nacional, Torrealba explicó que se privilegia la temática de “recursos para la crisis”, el trabajo de las asociaciones no gubernamentales y migración. Concluyó que en ambos medios se privilegia el tratamiento informativo.

Fotos: José Miguel Aguilar

Comentarios

No Comments Yet

Comments are closed

¡Suscríbete!